Familias animadas, Parte I: Los Picapiedra - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

martes, 19 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte I: Los Picapiedra

NOTA: Como con muchas de mis entradas favoritas, esta serie la reviso, corrijo y amplío de vez en cuando, por lo que ha pasado por varias versiones.



El texto que publicó mi amigo Joaquín en la revista "Replicante" sobre Padre de Familia me ha inspirado a hacer esta breve reseña de la historia de las familias animadas.

Desde la década 1960, de forma casi ininterrumpida, la animación norteamericana ha plasmado a la familia típica de los Estados Unidos, de forma satírica las más de las veces, en ocasiones de forma cándida y en otras de plano irreverente. Ya sea tratando de rescatar los valores familiares, o burlándose de ellos, los animadores norteamericanos nos han entregado toda una gama de personajes, algunos de ellos entrañables, otros olvidables y algunos injustamente olvidados.

Estas series de TV sirven como testimonio de los valores sociales a través de las décadas, ya sea elogiándolos o denostándolos. En ellas se puede apreciar una larga evolución en la forma de concebir la familia ideal/disfuncional. Los que creen que todo empezó con Los Picapiedra, están en lo correcto, pero si piensan que entre ellos y Los Simpson no pasó nada y que esta serie reinventó a la familia, se equivocan...


The Flintstones (1960-1966)


Los Picapiedra fueron el inicio de todo. Fue la primera serie animada dirigida a un público adulto (era patrocinada por una marca de cigarrillos y en algunos segmentos aparecían Pedro y Pablo fumando). También fue una de las primeras protagonizadas por personajes humanos adultos.



La idea era sencilla, pero novedosa: hacer una sitcom (comedia de situación, en la que lo gracioso estuviera en las situaciones de la vida cotidiana que enfrentan sus personajes) al estilo de las que ya existían en la década de los 50 y que se habían popularizado ampliamente, en especial The Honeymooners, que inició varios de los tropos hoy asociados a este tipo de comedias (como la pareja dispareja de marido gordinflón y esposa guapa). La variación era que esta sitcom sería en dibujos animados y retrataría a una familia en la moderna Edad de Piedra.

Esta novedad permitía que, combinada con escenas de la vida cotidiana, se mezclaran ingeniosas ocurrencias sobre el mundo prehistórico, sobre todo en lo que a la tecnología de los Picapiedra se refiere, que, como recordarán, utilizaban animales vivos para la mayor parte de sus tareas. En muchas ocasiones el animal-aparato en cuestión rompería la cuarta pared mirando directo a la audiencia para decir algo ingenioso (a veces profundo) sobre la vida.

La Familia


El padre: Pedro (Fred), es gordo, perezoso, descuidado, gruñón, en ocasiones violento y glotón. Abusa verbal y psicológicamente de su esposa. Sobre esta línea se construirán prácticamente todos los padres de las series animadas. Pedro es un machista conservador que quiere que la cena esté servida cuando llegue del trabajo y que cree en la consigna de que "el lugar de la mujer es en la casa". Cuando no se le contradice, es un esposo y padre amoroso. Es también algo insensato, muchas veces busca formas fáciles de hacerse rico que, por supuesto, no dan resultado. En español fue doblado por el grandioso Jorge "Tata" Arvizu.

La madre: Vilma (Wilma), es, a pesar de todo, quien lleva los pantalones en el hogar. Su furia puede superar a la de Pedro y así logra ponerlo en su lugar. Es un ama de casa sin más intereses que su familia, los vestidos y eventos sociales. Se mantiene delgada, joven y atractiva.

Los hijos: Pebbles, es la única hija de la familia. Una bebé que se comporta como tal. No aparecerá sino hasta la tercera temporada. En series posteriores se presentaría su versión adolescente y, con el tiempo también joven adulta, pero eso no viene al caso. Está comprometida con Bam-Bam desde que la conocemos. Literalmente fueron creados el uno para el otro.

Los demás: En este caso, a diferencia de las series animadas posteriores, personajes no pertenecientes a la familia tienen un papel protagónico: los Mármol (Rubble), vecinos y mejores amigos de los Picapiedra. Es que la serie originalmente iba a tratar sobre dos matrimonios jóvenes iniciando su vida, y no tanto sobre una de las familias. Betty y Pablo tienen más protagonismo que la misma Pebbles. De hecho, a lo largo de su historia ha tratado más de las correrías de Pedro y Pablo que de los Picapiedra en sí. 

Análisis:


Estamos en una época posterior a la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos experimentó entre los 40 y los 70 una época de prosperidad económica jamás repetida en su historia. La clase trabajadora pudo acceder a una vida suburbana. Una familia en la que sólo el padre trabajara como obrero podía poseer casa y auto propios, gozar de fines de semana y ocasionales viajes de vacaciones. En el contexto de la Guerra Fría, la familia blanca clasemediera americana tradicional fungió como uno de los componentes fundamentales de la narrativa ideológica que justificaba la grandeza del capitalismo frente al impío comunismo soviético. Lo irónico es que la prosperidad de la que gozaron las familias de esa época fue el resultado de políticas que pusieron frenos y regulaciones al capitalismo y crearon un Estado de bienestar.

En Los Picapiedra hay una sátira social ingeniosa que hizo escuela. Como al principio la serie no se trataba de una familia nuclear, sino más bien de dos parejas de adultos jóvenes recién casados, la dinámica familiar no es tan frecuentemente parodiada aquí. Los valores de clase media son más exaltados que parodiados. Vilma permanece en casa toda su vida, Pedro es el proveedor; la vida es buena. Sí son, en cambio, parodiadas las relaciones maritales, los gajes del trabajo, y otros etcéteras de la vida cotidiana, pero siempre en el entendido de que statu quo es fundamentalmente bueno.

La pobreza casi jamás es retratada, con excepción de algún pordiosero pintoresco. Los ricos, en cambio, son duramente criticados y ridiculizados por su arribismo. La típica señora rica es representada con espejuelos y estola, y no falta el magnate con sombrero de copa. El mundo de los ricos es un mundo de apariencias y de reglas de etiqueta tan rigurosas que se presenta como desagradable. Los Picapiedra deciden que no quieren pertenecer a ese grupo aunque tengan la oportunidad. Recuerdo un letrero a la entrada del Club de Yates de Piedradura: "Snobs only".

El tropo argumental en que Pedro se vuelve millonario, o jefe de su empresa, para luego renunciar a ello por descubrir que la riqueza no vale la pena, es bastante frecuente (de hecho, ése es el mismo tema de la película de acción en vivo). Los Picapiedra están condenados a permanecer en su misma condición social. Según uno de los spin-offs, en el futuro, la Pebbles adulta se convertirá en secretaria del señor Rajuela, lo que sugiere que generación tras generación los Picapiedra seguirán siendo explotados por los burgueses prehistóricos. En la serie de TV, la movilidad social es inconcebible. Pero para los valores que defiende, ello está bien, porque los Picapiedra son felices como son.

La sátira social está presente más en las primeras temporadas que en las posteriores, cuando los productores decidieron darle un giro más infantil. Aún hoy, sin embargo, creo que un adulto puede disfrutar la serie más que un niño, por la crítica social, los temas de actualidad y las referencias a la cultura popular de la época. Incluso se hacen referencias veladas al sexo, el consumo de alcohol y a temas como infertilidad. Pedro y Vilma fueron los primeros personajes animados en dormir en una misma cama, aunque luego el pudor ganaría y los colocarían en camas separadas, como era la costumbre.

En una ocasión se burlan de lo efímero de la fama en el mundo contemporáneo. En otra, después de que Pedro y Pablo son asaltados, se topan con que los policías estaban muy ocupados poniéndole una cantidad ridícula de multas al troncomóvil como para ayudarlos.


A pesar de que la sátira social está presente, Los Picapiedra ignora la década en que se vive: los 60, con la turbulencia social que con ella venía. En su lugar, la serie se queda en los 50, con sus valores conservadores. Los adolescentes que representa la serie son los de la década anterior, quinceañeros obsesionados con tomar malteadas en la fuente de sodas mientras suena un disco con canciones del Rock N' Roll de moda. Pero no hay hippies, ni protestas. Jamás aparece un personaje negro en ninguna de las seis temporadas. Pedro jamás pensaría en organizarse para defender sus derechos laborales frente al explotador señor Rajuela. Pebbles se casaría con su amor de la primera infancia, jamás conociendo a otro hombre.

Pedro y Pablo tienen una vida social más allá del trabajo y el hogar: van al boliche con sus amigos y tienen reuniones de la Logia de los Búfalos Mojados. Betty y Vilma, no. No se les conocen amigas. Siempre tratan de arrastrar a Pedro y a Pablo al teatro o a la ópera, pero no porque sean muy cultas (que no lo son), sino porque significa para ellas una actividad fuera de la casa. Son además, actividades que acarrean prestigio social: lo importante no es oír la ópera, sino estar presentes en el teatro y que las vean mezclándose con la sociedad. Estas aspiraciones son ridiculizadas, a diferencia de los legítimos pasatiempos masculinos.

Y la familia Picapiedra, desde luego, está idealizada: papá, mamá e hijos, porque no puede ser de otra manera (desde luego, no falta el perro, Dino). Pedro y Vilma no son ricos, pero no les falta nada, y a pesar de sus dificultades y conflictos, son felices.



Conclusiones:

Aunque tiene algunos aspectos "críticos" y hasta "controversiales", esta serie de televisión es en realidad bastante conservadora. Su gran mérito consiste en ser la primera en poner bajo los ojos de espectador a la familia y a la sociedad estadounidenses. Además, el humor es muy inteligente. Una serie de TV que hasta hoy disfrutan chicos y grandes. Y el doblaje mexicano era excelente.

Curiosidades:

En la serie original, Pablo no trabaja en la misma cantera que Pedro, sino en un edificio de oficinas.

La serie produciría una gran cantidad de spin-offs, que no tendrían, ni de lejitos, la gracia de la serie original. En una película para la TV, Pebbles y Bam-Bam se casan y tienen gemelos.

Si los Picapiedra viven miles de años antes del nacimiento de Cristo, ¿por qué celebran la Navidad? Si viven antes de que existiera San Nicolás, ¿por qué tienen un Santa Claus? ¿Cómo es posible que al sur de Piedradura exista Mexiroca? ¿Qué pedo con todo esto?

Preparándome para esta serie, descubrí que en las infraculturas de los internetz Betty y Vilma se han convertido en sex symbols, y no son las únicas. Me pareció divertido ponerles algunas muestras de que no puede existir un personaje femenino sin que los vatos lo hipersexualicen 🙄 😜





5 comentarios:

Anónimo dijo...

que chingon!!! jejeje

Anónimo dijo...

Te maldigo por lo genial que está pintando esto.
Tal vez te vea en una hora. Me vendiste bien la idea de Odisea del Espacio

Joaquín Peón Iñiguez dijo...

yeah mike, me agradan estas series, pinta muy bien... saludos

Cristian Quezada dijo...

ja!acabo de descubrir tu blog y realmente lo encuentro buenisimo!! saludos desde la isla grande de
Chiloe (Chile)

Maik Civeira dijo...

@Cristian: Muchas gracias y bienvenido!