Familias animadas: MILFs - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

miércoles, 11 de mayo de 2011

Familias animadas: MILFs


Saludos, criaturas de la Madre Tierra. Como recordarán, cuando estuve trabajando en mi serie sobre la evolución de las familias animadas en la televisión gringa, me topé con una abundancia de fanart erótico, y hasta contenido pornográfic,o que tenía como protagonistas a las matriarcas de esas series. Conforme avanzaba en mis investigaciones, encontré más y más de esos materiales, de forma que lo que empezó como una curiosidad al final de algunas entregas, se convirtió en un tema en sí mismo.

Ustedes saben que este blog es un espacio para la discusión ilustrada, seria e incluyente de los temas más trascendentales para nuestro mundo contemporáneo: geopolítica, sociología, alta cultura, ecologismo, literatura, música, arte, educación, ciencia... Pero hoy vamos a hablar de señoras guapotas en las caricaturas.

Como ya sabrá la mayoría, MILF significa "Mom I'd Like to Fuck", y se refiere a mujeres de mediana edad, por lo regular en los tardíos treinta o los cuarenta, que resultan atractivas no sólo para sus coetáneos, sino también (y sobre todo), para los más jóvenes. El término existe, según Wikipedia, por lo menos desde principios de los 90, pero se popularizó a raíz de la comedia sexual adolescente American Pie (1999). El fenómeno tiene varias aristas, y se complica más todavía cuando lo mezclas con el asunto de las caricaturas sexualizadas.

Primero, siempre ha habido señoras guapetonas, y siempre ha habido hombres jóvenes que se sienten atraidos hacia ellas, y no es necesario rebuscar explicaciones freudianas mamalonas. Muchos vatos jóvenes valoran la experiencia, la seguridad y las personalidades fuertes y dominantes. Además, las mujeres de mediana suelen ser más "frondosas" que las más jóvenes, con bustos y caderas más prominentes (y están suavecitas UwU). 

Pero, ¿por qué se popularizaron en nuestros tiempos? Gracias a los avances de la medicina estética y otras disciplinas por completo frívolas e innecesarias, las cuarentonas lo suficientemente privilegiadas para dedicarse a su figura pueden seguir siendo luciendo su belleza. Entonces tenemos más y más celebridades que, bien pasados los 40, siguen rompiéndola. El ejemplo primordial son las Desperate Housewives.


Ojo, eso no es necesariamente positivo. Con la posbilidad de la eterna belleza para un puñado de mujeres privilegiadas, vienen presiones insostenibles para todas las demás; ahora no verse como Salma Hayek a sus casi 50 puede ser motivo de inseguridades para una mujer: ni la edad las salva del deber de ser atractivas para los onvres. Además, recuerden que el que una mujer sea morboseada por los vatos no significa que sea apreciada por la sociedad.

Por otro lado, esto puede ser empoderador, pues deja de reducir a las mujeres de mediana edad a su rol de madre y las reconoce como sujetos sexuales capaces de sentir deseo y ejercerlo. El caso es que muchas mujeres ahora se describen orgullosamente como milfs. Supongo que todo depende de cómo se aborde y, sobre todo, de qué piensan, quieren y eligen las mujeres en cuestión.


Luego tenemos el asunto de las mujeres dibujadas. ¿Por qué resultan atractivas para tanto güey? Una posible explicación la encontramos en la teoría de los estímulos supernormales. Por cuestiones de nuestra evolución cultural, ciertos rasgos físicos nos estimulan y atraen. La modernidad nos permite llevar esos estímulos a niveles de perfección jamás soñados. Por ejemplo, consideramos atractiva una dentadura blanca y recta, pero nuestra vida artificial hace posible que existan personas con dientes tan derechos y tan relucientes que serían imposibles en la naturaleza.

También es posible, gracias a la cirugía, modificar el cuerpo de las mujeres hasta otorgarles rasgos que difícilmente van juntos de forma natural, como pechos que al mismo tiempo sean grandes, firmes y redondos, o caderas anchas que vayan con cinturas pequeñitas.

Bueno, pues el arte siempre lo ha faciltado. Siempre hemos recurrido a las representaciones visuales para exaltar nuestros ideales de belleza (androcéntricos, por supuesto), pues permite plasmar los rasgos que estimularán nuestro cerebro, preparado, ya sea por evolución o por cultura, para reconocerlos como atractivos. Los artistas pin-up, por ejemplo, trabajaban con modelos reales, pero se permitían hacer "correcciones" a sus pinturas: una nariz más respringadita por aquí, un busto más redondito por allá, un muslo más carnosito por acullá... Hoy en día lo hacen los diseñadores gráficos con las modelos de los anuncios comerciales. 


Con los dibujos animados se puede tener fácilmente el mismo efecto. Sólo hace falta recrear rasgos fácilmente notorios: caderas amplias, senos grandes, piernas largas, ojos grandes, largas pestañas, labios carnosos, nariz pequeña, etc. Dicho de otra forma, los dibujitos pueden parecernos muy atractivos porque no sólo porque tienen esos rasgos que van directo a lo más primitivo de nuestras mentes, sino porque son principalmente esos rasgos (a veces, son únicamente esos rasgos). Y así tenemos que Internet está lleno de tops de los personajes dibujados más sexis.

Otra hipótesis (no se excluye con la anterior) sugiere que nuestros fetiches nacen justo al momento de despertar nuestra sexualidad. Lo que en nuestra pubertad aprendemos a relacionar con "lo sexi", se queda por siempre. Si de chiquitos nos la pasábamos viendo caricaturas, es muy probable que nuestro despertar sexual coincidiera con una exposición a ciertos personajes animados. Entonces relacionaremos por siempre esas emociones inquitantes pero agradables con los seres dibujados.

Además tengo la teoría de que los niños que crecimos entre los 80 y los 00 estuvimos expuestos a una gran cantidad de personajes femeninos altamente sexualizados en la animación. En verdad, muchos más que las generaciones anteriores y posteriores. Es algo en lo que tendré que abundar en el futuro, pero por ahora bastarán los ejemplos que les pondré.


Ok, entonces, teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿cómo pasamos de Vilma Picapiedra en los 60 al porno sobre Vilma Picapiedra en los 00? Como ya habíamos dicho, el que Vilma fuera delgada y bonita, y Pedro en cambio fuera gordo y chistoso, era parte de la gracia: "¿Cómo un vato así podría conseguir una morra así?". Eso estaba en The Honeymooners, la sitcom a la que originalmente se estaba fusilando Hannah-Barbera. 

Pero luego ese chiste pronto se convirtió en el lugar común y a lo largo de la historia veríamos parejas disparejas: ella guapa, él chistoso (si no de plano feo). Esto siguió siendo la norma hasta el momento (sobre todo entre los ochenta y primeros dosmiles) en el que, me atrevo a sugerir, los creadores de las caricaturas hacían a las mamás atractivas ya no para hacer un chiste, sino porque eso era lo que querían ver. Las mamás funcionaron como un eye candy y fan service en la serie. Creadores, principalmente vatos hetero que sólo piensan en los gustos de otros vatos hetero, ponían a estos personajes atractivos para su propia satisfacción y la de su público de vatos hetero. No nos extrañe, pues, que Internet esté lleno de tops de las mamás más sensuales de la animación (ejemplos aquí, aquí y aquí).

Como las series y películas animadas no pueden llegar demasiado lejos con la sexualización de sus personajes, algunos vatos con suficiente talento empiezan a crear versiones eróticas o pornográficas de sus féminas dibujadas favoritas; llega Internet y el porno se vuelve infinitamente más fácil (y anónimo) de encontrar y compartir. ¡Pum! Nace la Regla 34: "si existe, hay una versión porno de ello". Las primeras víctimas de esta tendencia fueron personajes con rasgos atractivos que más se asemejaban, en cuanto a proporciones, a seres humanos reales, como las princesas de Disney, las superheroínas de los cómics o las chicas del ánime. Pero no tardó en alcanzar a personajes más estilizados y caricaturescos, e incluso a animales antropomorfos.

Entonces, sumamos una sociedad que espera que las mujeres de mediana edad sean atractivas, a creadores y públicos que desean que sus personajes de caricatura sean sexis, y a una cultura del porno que permeó por todas partes grancias a Internet y entenderemos por qué entre las categorías de porno más populares están milf, cartoon y cartoon milf. ¡Y ojo, porque dos párrafos más abajo comienza el contenido NOT SAFE FOR WORK! Así que retrocedan si les desagradan estas cosas, y en especial si corren el riesgo de que sus recuerdos de la infancia queden manchados para siempre.

Volvamos con Vilma Picapiedra (1960) y Ultra Sónico (1962). Ellas tienen rasgos que las hacen canónicamente atractivas: son delgadas, tienen rasgos faciales delicados y otros grandes. Pero no están altamente sexualizadas, como lo estarían otros personajes de caricatura en el futuro. Sus cuerpos no son tan curvilíneos, sus cadenas y bustos no están tan marcados (lo mismo aplica para Laura Tortoni, de 1972).


Tan es así, que el arte erótico sobre estas dos matronas tiene que aumentar, de forma exagerada, precisamente esos atributos para poder convertirlas en milfs como deben serlo. Es decir, el porno tiene que aplicar retroactivamente en estos personajes su rayo hipersexualizador.



No es que esto no suceda con las mamás de series animadas más recientes, es sólo que no es tan necesario ni la diferencia es tan drástica, porque ellas de por sí estaban diseñadas con más curvas e incluso expuestas en situaciones en las que podía ser, digamos, chuleadas por el público. Esto ha pasado incluso en las series infantiles. Vean a la mamá de Dexter (1995): la primera imagen corresponde a un episodio del show. La segunda es hecha por fans. No es de extrañar que sea de las milfs más populares de Internet.




O recordemos la escena siguiente de la mamá de Timmy e Los Padrinos Mágicos (2001), momento clásico que hasta ha sido usado para memes. No nos extrañe que algún chistosillo en internet haya decidido dar el próximo paso con la imagen de abajo:



Una de las mamás más populares de los dosmiles fue Maddie Fenton, de Danny Phantom (2004), una mujer que se mantiene muy en forma para ser madre de dos adolescentes, y cuyo esposo es, como suelen serlo, un personaje altamente caricaturizado. De nuevo, no sorprende la clase de material que se ha hecho con ella:



Cuando se habla de milfs animadas en foros de Internet, hay varias que aparecen una y otra vez. Pero ninguna ha sido tan popular como Hellen Parr, o Elastigirl, de Los Increíbles (2004) de quien no podemos sino admitir que fue diseñada extremadamente sensual de origen. Las dos fotos siguientes son de la obra original y obviamente la tercera fue hecha por fans (muy fans) de Helen:




Y si esto han hecho con personajes provenientes de series y películas animadas infantiles y familiares, ¿qué no harán con otras? Los Picapiedra inició como una sitcom animada para adultos, pero porque su humor versaba sobre situaciones de la cotidiana de los mismos, no poque tuviera algún contenido prohibido para los menores, como sexo, violencia o uso de drogas. En realidad, siempre fue muy familiar.

Pero Los Simpson, Padre de familia y American Dad fueron casi siempre para adultos, y no temían hacer humor con temas sexuales. Las mamás de esas familias animadas, en especial Lois Griffin (1999) y Francine Smith (2005), estaban mucho más sexualizadas en el programa de lo que jamás lo estuvieron las otras:



Entonces sabemos que estas mujeres tienen sexo. Y sexo sucio, además. De ahí que sea casi natural imaginarlas así:



Y eso que sólo les estoy poniéndo imágenes de desnudos sutiles. Al hacer esta investigación encontré un montón de cosas abominables de las que es mejor no hablar. En fin, entre otras muchas divas más populares del milfismo dibujado se encuentran los siguientes personajes. La mayoría provienen de series y pelis de los primeros dosmiles y que no son para adultos. Además he notado que las más populares suelen ser las caderonas:

Annie Hughes de El Gigante de Hierro (1999)

Ann Possible de Kim Possible (2002)

Maddie Fenton de Danny Phantom y Anne Possible de Kim Possible

Susan Long de Jake Long: Dragón occidental (2005)
con Trudy Proud de La Familia Proud (2001)

Debbie Turnbull de Robotboy (2005)

Agente K de Los Substitutos (2006)

Linda Flynn-Fletcher y Charlene Doofenshmirtz de Phinneas y Ferb (2008)

Dona Tubbs de The Cleveland Show (2009)

Helen Parr de Los Increíbles (2004)
y Mel Jones de Coraline y la puerta secreta (2009)


Ahora no incluí mamás del ánime, porque sería entrar a todo otro mundo, pero les puedo adelantar que Delia de Pokémon, y Bulma y Milk de Dragon Ball son extremadamente populares.

Ahora bien, quizá piensen que toda esta "investigación cultural" no fue más que un pretexto para poner un montón de dibujos cachondos. Pero no pueden probar eso ante un juez. Así que mejor piensen en los siguiente: ¿Qué opinan de este fenómeno? ¿Un ejemplo de la extrema pornificación de nuestra cultura?  ¿Un testominio de que la sexualidad humana es sumamente compleja y que puede irse por caminos inimaginados? ¿Una muestra más de que los vatos hetero arruinamos cualquier cosa? ¿Un fetiche inocuo de gente rara que apenas estás empezando a comprender? ¿Qué dicen?


Algunos de los enlaces que consulté para hacer este texto:

Más del autor sobre rarezas del sexo en la cultura contemporánea:

6 comentarios:

Unknown dijo...

wey esas no son MILFS, son TILFS

"Toons I Like to Fuck"

Kyuuketsuki dijo...

Están bien buenas... digo, sí, pinche enfermo.

David Moreno dijo...

Ah la gran Deauxma encabezando el post...bien, muy bien..

Aurore Dupin dijo...

¡Faltó Wanda de los padrinos mágicos! ¡Es una discriminación aberrante!

P.S. Definitivamente las mujeres "maduras" (no me gusta el término cliché, pero con el contexto) rulean.

Oh, sí.

(Babea)

LuMmo dijo...

jajaja! exquisito.

-Lufemol.

Lilith dijo...

jajajaja genial! y no estas enfermo, eres genial, solo eso

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA
Haz click para conocer la historia