Familias animadas, Parte III: Los Tortoni - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

viernes, 22 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte III: Los Tortoni

Anterior: Los Sónico

Viajar a la "moderna era de piedra" fue una idea original y muy ingeniosa. El viaje hacia el futuro era el movimiento obvio. Pero Hanna-Barbera no se dentendría ahí, y presentaría más formas rebuscadas de repetir la exitosa fórmula. Seis años después del último episodio de la serie original de Los Picapiedra, llegaba la serie Roma me da Risa.


The Roman Holidays (1972)



La idea era la misma: representar a la familia moderna en otra época. La época elegida en esta ocasión era la antigua Roma. Los Holiday... ya saben, el clásico patronímico romano, junto a los Claudius, Flavius y Severus ahí estaban los Holiday... Suena mucho mejor en español, los Tortoni. Como sea, en tiempos del emperador Nerón, los Tortoni vivían en los departamentos Venus de Milo. Gustaban de ver a los Gladiadores (un equipo de fútbol americano) en la televisión (?) y pasear en su moderna cuadriga. Su mascota es un león llamado Brutus, a quien tenían que esconder de su casero Desahucius, porque los departamentos no admitían animales. La serie tuvo un éxito mínimo, y sólo duró 13 episodios.

La Familia:


El Padre: Augusto "Gus" era bastante parecido a Súper Sónico, físicamente y en cuanto a personalidad, aunque Gus era menos pusilánime que Súper. Al igual que Sónico y a diferencia de Picapiedra, no era un cascarrabias abusivo, sino un padre comprensivo que nunca tenía problemas con su mujer e hijos. Con los que sí tenía problemas era con su jefe y su casero, ante los cuales temblaba de miedo. La relación entre Gus y su jefe, Tycoonus, es paralela a la de Súper y el señor Júpiter. Gus trabajaba en una empresa constructora. Fue el segundo y último en la tendencia de los padres delgados y buena onda. Casi todos los siguientes será gordos y gruñones.

La Madre: Laura, ama de casa. Punto. Igual que Ultra Sónico, sin el carisma de Vilma, que por lo menos era astuta y un poco neurótica. Sin carácter, casi sin personalidad. Madre amorosa, etcétera.

Los hijos: Alegro (Happius, de cariño Happy, o sea Happy Holiday, ¿captan?). El hijo adolescente. Su personalidad es lo que dice su nombre. Tiene una relación más estrecha con sus padres de la que tiene Lucero Sónico, por ejemplo. También tiene una personalidad más desarrollada: aunque pretende ser la representación de los adolescentes (los bien portados, claro está) de la época, no cae en un estereotipo plano. Participa activamente en la trama.

Precocia es la hija menor. Siguiendo la tradición iniciada por Cometín Sónico, es una niña genio. Demuestra a menudo ser la más inteligente de la familia. Es cándida y graciosa.

Los demás: Groovia es la novia de Alegro. Nunca antes se había presentado a uno de los hijos con una novia que fuera personaje recurrente (excepto Pebbles y Bam-Bam, que estaban comprometidos desde que nacieron). Es a través de la relación entre Alegro y Groovia como la serie retrata el mundo adolescente, de música, fiestas y juegos. También son personajes recurrentes los padres de Groovia.

Desahucius (Evictus) es el casero. Será la primera y única vez en la que el padre de familia tenga que enfrentar a un jefe gruñón y a un casero al mismo tiempo. Siempre está amenazando con sacar a los Tortoni de los departamentos.

Análisis:


Roma me da Risa era una serie que repetía la fórmula establecida, pero con algunas diferencias. La primera y más importante es que trata de reflejar el mundo adolescente, si bien no de manera por completo fiel a los conflictivos años 70, sí por lo menos de una forma que es algo más que la sola crítica o burla de las vidas de los jóvenes. A diferencia de Lucero, Alegro y Groovia no son estereotipos, sino personajes un poco más completos.

La serie es la primera en retratar la brecha generacional. Las diferencias en gustos, estilos y formas de pensar entre Alegro y su padre son representadas, no de forma conflictiva, claro está, sino chusca y conciliadora. Por lo demás, la estructura familiar es la canónica: mamá, papá, hijos y perro (que en este caso es un león, porque, como todo mundo sabe, los romanos tenían leones en sus casas).

Gus Tortoni no vive una vida tan utópica como Pedro o Súper. No sólo tiene que enfrentarse al jefe explotador en el trabajo, sino al casero gandalla cuando llega a casa y, para colmo, tiene que ver a sus hijos hacer cosas que no entiende. Roma me da risa parece querer representar que la vida del hombre clasemediero moderno estaba llena de problemas, aunque siempre se logran solucionar de forma graciosa. El señor Tycoonus constantemente amenaza a Gus con arrojarlo a los leones. Por todo esto, Gus parece vivir eternamente estresado, a diferencia de sus antecesores que, si bien tenían problemas, se la pasaban bien por lo general.

En cuanto al humor, era prácticamente el mismo que en Los Picapiedra o Los Supersónicos. La novedad y atractivo consiste en hacer chistes sobre el contexto histórico en el que se encuentran los personajes ("El emperador Nerón se enciende cuando toca el arpa"), y uno que otro comentario sobre arrojar cristianos a los leones, lo cual siempre es divertido. Uno se imagina que los Tortoni bien podrían tener un crossover con Astérix y Obélix.

Conclusiones:

Lo de la brecha generacional y lo del constante estrés que sufre Gus Tortoni, quizá responden a que los 70 se fueron tornando menos armónicos que la década anterior, conforme la economía se iba deteriorando y la inseguridad aumentaba. Al reflejar el inicio de una década turbulenta, esta serie contribuye al desarrollo de la comedia de familias animadas; por fin se asoma, aunque sea un poco, al mundo contemporáneo.

Así, Roma me da Risa era una serie medianamente divertida y con escaso éxito que, sin embargo, hizo una pequeña aportación.

Curiosidades:

El nombre de la serie en inglés es un juego de palabras que hace referencia al título de una clásica película romántica de los 50, Roman Holiday

El contenido en línea sobre esta serie es muy escaso, dado el poco éxito que tuvo y que casi nadie la recuerda. De no ser porque yo la vi en Cartoon Network (que en sus inicios pasaba muchas caricaturas viejitas), ni me habría enterado de su existencia. Por lo mismo, no hay mucho fanart por ahí, ni decente ni del otro. Bueno, aquí está Groovia:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pero que basura hacia Hanna- Barbera....

Unknown dijo...

Era graciosa.