El Caballero de la Noche y la nueva era del cine de superhéroes - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

lunes, 18 de agosto de 2008

El Caballero de la Noche y la nueva era del cine de superhéroes


En la entrega anterior, vimos cómo en el 2008 inició una nueva etapa en el cine de superhéroes. Ahora sí, la cinta que llevó este género a su madurez...


Batman: The Dark Knight (2008)

¡Excelente película, y no sólo dentro del género! Es una película honestamente buena. Excelentes actuaciones por parte de todo el reparto y un guión brillante, hacen de esta película, una de las mejores de aquel año, de la década y de nuestra generación. Caray, es que la vuelvo a ver y me deja anonadado y sin aliento. Es una obra maestra absoluta.

Heath Ledger se vio muy egoísta al morirse. ¿Es que no pensó en mí? Su interpretación del Guasón es ya legendaria, insuperable. Estoy en desacuerdo con David Moreno en cuanto a que a la gente sólo le gustó la actuación de Ledger porque tuvo el tino de morirse y convertise en leyenda. No, la actuación de Ledger es legendaria por sí misma, se hubiera muerto o no.

Y el Guasón no sólo es magnífico por Ledger, sino por el personaje que le escribieron. Para meterse en la cabeza de uno de los personajes más desquiciados del cómic y ponerse a pensar "¿Qué diría el Guasón? ¿Cómo se comportaría? ¿Qué planes torcidos idearía?" se necesita de mucha imaginación y talento. Los hermanos Nolan hicieron un excelente trabajo con él. Crearon un personaje verdaderamente caótico, capaz de poner de cabeza a una ciudad. Un Guasón al que se le tiene miedo.

La cinta mantiene en suspenso al público por las más de dos horas que dura; desde la secuencia inicial hasta los últimos momentos, uno se mantiene a la expectativa de lo que sucederá. La película funciona precisamente porque, más que una historia de superhéroes, es un thriller policiaco de primerísimo nivel.


Por alabar la actuación de Ledger, muchos pierden de vista a otro personaje muy bien logrado: James Gordon. El James Gordon de Gary Oldman es el mejor que se ha presentado en cualquier medio más allá de los cómics. Es su actuación y el personaje que le escribieron los únicos que le hacen justicia en cualquier película de Batman. Por primera vez podemos apreciar cuán chingón es Gordon, que en las cintas anteriores (incluyendo las de Burton) no había dado la talla.

Y claro, Aaron Eckhart hizo de un buen Harvey Dent y de un Dos-Caras sorprendente. Por cierto, que el diseño de este Dos-Caras es el mejor que he visto en cine, televisión o cómics. Es al mismo tiempo, más realista y más impactante. El otro día estaba viendo al Dos-Caras de Tommy Lee Jones y sólo pude sentir pena ajena.

Maggie Gyllenhaal no sólo es mucho mejor actriz que Katie Holmes, sino que es una mujer más bella. El cambio de una a la otra es como que Vivien Leigh sustituyera a Mae Clark (¿Quién? Exacto). Ojalá pudieran borrar a Katie Holmes de la primera película y sustituirla digitalmente con Gyllenhaal...


Sin embargo, tengo algunas quejas. En primera, el Batman de esta película es un personaje más plano, menos dimensional que el de la primera. Siento que se le da demasiado protagonismo al Guasón y no permite que se desarrolle el personaje de Batman/Bruce Wayne.

Otra cosa: su ingenuo intento de hacer esta serie lo más "realista" posible. Es ingenuo, porque se esfuerzan tanto en eliminar todos los elementos surrealistas y fantásticos del cómic, que caen en otros errores. Eso del gancho con el que escapa Batman y se agarra a un helicóptero es demasiado increíble. Y los Nolan fallaron al castear a la supuesta prima ballerina: una mujer con semejantes chuchuyotes jamás podría hacer ballet. Y con una quemadura así, Harvey Dent no habría podido andar tan alegre por las calles y beber un trago de whisky seguro le dolería como la chingada. Lo del celular que se vuelve radar es una reverenda mamada, y ese efecto ya lo habíamos visto en Daredevil.

Tampoco me gustó eso de ir a abducir a un ciudadano chino y sacarlo de su propio país. Eso no está bien y me caga la madre que los gringos se crean que tienen ese derecho, aunque el tipo en cuestión sea criminal (y aunque sea chino). Esa parte de verdad me indignó, además de que fue completamente innecesaria para la narración, sólo hace la película más larga con una subtrama que no venía al caso y que sólo sirvió para presentar a un montón de bikinudas y unas cuantas acrobacias [Ver aquí más cosas que me cagan de Batman].


En general The Dark Knight resultó ser la mejor película de superhéroes de cómic que se haya hecho, por encima de Iron Man, X-Men y Spider-Man. Y hasta la fecha sigue siendo insuperable. The Dark Knight elevó el estándar de lo que se podía esperar de una cinta basada en cómics. Dejó completamente de lado el humor chabacano y rompió para siempre el mito de que una cinta basada en cómics debía ser infantil o familiar. Demostró que una película de superhéroes podía ser excelente, un éxito tanto de crítica como de taquilla y se convirtió en un clásico del cine.

Hellboy II: The Golden Army (2008)

Ya que estamos aquí, no podemos dejar de hablar de otro hito del 2008. Si Hellboy es Lovecraft, Hellboy II es Tolkien. La primera trataba de dioses siniestros y desconocidos en dimensiones paralelas. Ésta trata de personajes de cuentos de hadas que viven debajo de los puentes.

Así como Batman funciona como thriller policiaco, Hellboy funciona como película de fantasía. Me gustó ese detalle, de los seres fantásticos en guerra con el mundo de los humanos. Me gustaron los efectos especiales y el diseño de producción. Me gustaron los elfos malignos y la mayor participación de Abe.

No me gustó que cambiara el tono de la película de forma tan drástica. La primera era bastante sobria, mientras ésta se decanta por chistecitos que no me parecieron nada graciosos y sí muy molestos. Pero puede ser que me haya parecido así porque tuve la mala suerte de verla doblada al español en un cine de Progreso, con un cácaro que no sabía manejar el proyector y un público que le tenía miedo a la lluvia (ésa es otra historia).

El personaje de Hellboy me parece plano, hasta un poco molesto. Se pasa la película haciéndose al machín arrogante y no muestra ningún otro aspecto de su personalidad, que en la primera se presentaba con más dimensión. Liz pasa de ser una joven acomplejada y sufrida, con un extraño atractivo, a ser la típica novia regañona y corajuda diciendo "recoge tu ropa". Cliché, cliché, cliché.

Hellboy II es, en fin, una buena película, porque Del Toro es prácticamente incapaz de hacer algo que no sea maravilloso, pero no me gustó tanto como la primera. Es una lástima que hasta la fecha Guillermo del Toro no haya obtenido el apoyo para filmar la tercera parte, lo que deja esta trilogía inconclusa.


Notas de una década después. La etapa de transición: 2008-2012

Como vimos en esta entrada y la anterior, 2008 fue un año que marca el inicio de una nueva etapa de transición en el cine de superhéroes, una que se encuentra entre la época de experimentaciones iniciales y los años del dominio absoluto del Universo Cinemático Marvel. 

Estos años se caracterizarían por una breve racha en la que la influencia de la trilogía de Batman se haría sentir sobre todo el género. Ya Batman inicia (2005) y V de Venganza (2006) anunciaban que el futuro estaba en hacer adaptaciones más serias y adultas y El Caballero de la Noche impuso por completo la tendencia. Al año siguiente tuvimos Watchmen, controversial cinta que a mí me parece uno de los puntos más altos para el género en esta etapa.

La primera Iron Man, acusa una fuerte influencia de Batman inicia, sobre todo en aquello de querer hacer al héroe lo más realista posible, en un mundo parecido al nuestro. Sin embargo, cada una de las películas de Marvel fue más y más fantástica, y el estudio gradualmente optó por el tono familiar y el humor ligero que se le volvió característico. Pronto el MCU se hizo de una personalidad propia y logró con Avengers (2012) lo que parecía imposible. A partir de aquel año Marvel, cada vez más poderosa y omnipresente, dominaría el género en las pantallas grandes y chicas.


Ese mismo 2012 apareció El Caballero de la Noche Asciende para concluir la trilogía, y aunque la considero buena, o de a perdido mucho menos mala de lo que normalmente se le achaca, lo cierto es que sigue teniendo un montón de agujeros argumentales y después del portento que fue la antecesora sí se siente como un descenso. Aquel año perteneció definitivamente a los Vengadores.

Fue quizá eso de querer hacerlo todo muy seriesote lo que mató la campechana serie de Spider-Man de Sam Reimi y motivó a los estudios a cambiarla por algo que fuera más grimdarkserious con The Amazing Spider-Man (2012). Aquella saga de Marc Webb tuvo la mala suerte de aparecer en un momento muy confuso e indeciso, y esto se nota en que, si bien la primera entrega seguía el camino establecido por la trilogía de Nolan, la segunda y última (2014) quería iniciar algo parecido al MCU, sentado las bases para un universo compartido. Como bien sabemos, esas ambiciones fracasaron.

Indecisión y confusión son precisamente lo otro que marca aquellos años entre 2008 y 2012. Fuera de Batman y los Vengadores, parece que nadie más sabía bien qué hacer ni qué quería ser. Hellboy II fue la última de aquella primera etapa de experimentación de adaptaciones de títulos poco conocidos, siendo además la única que logró el suficiente éxito para tener una secuela. Por los años que vendrían, las pantallas estarían dominadas por Marvel, con DC haciendo intentos dolorosamente fallidos, como Linterna Verde (2011), más alguno que otro título independiente que sobresalía, como Kick-Ass (2010).


Resultó que ser oscuro y sombrío nomás por serlo no era garantía de calidad. La ifnluencia de la trilogía de Nolan se nota por todas partes en Man of Steel de Zack Snyder (2013) y en la nueva de Fantastic Four (2015). Para entonces el tono ultraserio ya se consideraba pasado de moda y sólo Snyder insistió en él en sus películas del Universo Expandido DC, tan malamente recibidas por la crítica, ya en una etapa en la que el MCU era rey y todo mundo trataba de imitarlo (y fracasaba).

La única de las sagas de los primeros años que conoció algo de éxito en las nuevas eras fue la de X-Men, producida por Fox, que recibió un nuevo aire con First Class en 2011. Estamos ya en una época en las que las pelis de superhéroes contaban con mucho mayor presupuesto y por lo tanto se podían dar el lujo de ser más hiperbólicas que sus contrapartes a inicios del siglo XXI. En más de una forma, la siguiente entrega, Días del futuro pasado (2014) fue el Avengers de X-Men, pero eso fue ya en una nueva etapa. Las siguientes dos y últimas entregas fueron fracasos dolorosos.

Al mismo tiempo y de forma paralela fue apareciendo la irregular trilogía de Wolverine, de las cuales la primera, X-Men Origins: Wolverine (2009) cae en esta etapa característica de confusión e indecisión, mientras que las otras dos; la segunda The Wolverine (2013) y Logan (2017) existen casi cada una por su cuenta.

La siguiente etapa en la historia del cine de superhéroes va del 2012 al 2019; se caracteriza por el dominio de Marvel y los vergonzosos intentos de sus competidoras por lograr el milagro de tener un universo cinematográfico pupular y exitoso. Pero analizar esa etapa tendrá que esperar a otra ocasión.


Con esto terminamos nuestra exploración del cine de superhéroes de los primeros años del siglo XXI. Podrás encontrar muchas más reseñas individuales en la sección Películas de superhéroes de este blog. También tenemos otros materiales que seguro te interesarán:

4 comentarios:

Soma dijo...

Maggie es mejor actriz, pero Katie Holmes es más bella. I agree to disagree.

Maik Civeira dijo...

Pues si me dieran a escoger, escojo a Maggie ;)

Moises dijo...

Eso del gancho con el que escapa Batman y se agarra a un helicóptero es demasiado increíble.

¿Te refieres a la escena en la que Batman captura al criminal en Hong Kong?

Si es asi no le veo lo increíble, eso se llama Sistema Fulton de recuperacion tierra-aire y fue usado por varios años por la CIA, fuerza aerea y la marina de EUA, cayo en desuso por el incremento en la disponibilidad de y prestaciones de helicopteros.

Zer0MX dijo...

Buenisimas entradas, de verdad, que del 2000 a la fecha, es un buen momento para los que disfrutamos de los cómics, bueno, con ciertos problemas como los churros que salen de vez en cuando, pero otra cosa que he notado, o al menos eso me parece es que incluso la calidad de las animaciones(películas dibujadas o animadas sin gente real) es mucho mejor, a mi novia y a mi nos ha dado por ver animaciones de superhéroes, algunas son muy buenas, principalmente me han agradado las de DC, aunque siempre he sido más fan de Marvel, debo admitir que les están ganando en ese rubro los de DC y yo creo que es por la compra de Disney, el otro día nos dio por ver una de Ironman y el capitán américa y... La verdad ya ni la acabamos, estaba muy boba para mi gusto, llena de humor simplón que rayaba un poco en quitarle la dignidad, por ejemplo, los agentes de Hydra que salían ahí, eran unos peleles que salían en escenas tipo: "Al fin! tenemos la mejor arma de Stark, pero me duelen los cayos de tanto caminar"
Quizá funcione para los chamacos que disfrutan viendo a un Tony Stark como puberto de prepa que es el típico junior, pero a mi no me agrada mucho, en fin, eso no quita nada de que en cuanto a éste tipo de entretenimiento, la calidad se ha elevado muchísimo y eso es de agradecerse, esperemos que esto se mantenga así un buen rato y no decaiga pronto