Entradas

Los últimos Jedi

Ad verecundiam: ¿Acaso las fuentes no importan?

Lo malo cuenta y cuenta mucho