jueves, 26 de septiembre de 2019

It- Capítulo 2: Las películas




Después de haber revisitado el clásico de horror épico que es It, la novela de Stephen King, toca hablar de sus dos adaptaciones audiovisuales, la miniserie para televisión de 1990 y la bilogía de películas estrenadas en 2017 y 2019. Cada una de estas producciones introdujo al payaso demoniaco Pennywise a generaciones enteras de cinéfilos y entusiastas del horror. Al principio pensaba hacer una sección para cada una, pero luego me dije “qué demonios, Maik”, y mejor me aviento un choro mezclando las tres para para sopesar sus aciertos, sus fallos y su relación con la novela original. Vamos a ello.

¡TODOS FLOTAN! ¡HASTA LOS SPOILERS FLOTAN!

Cuando apareció la miniserie, en 1990, la novela tenía pocos años de haberse publicado, así que todavía no se convertía en clásico. Eso sí, Stephen King ya era una leyenda; sus fans ya morían por su próximo libro o por la próxima adaptación, y los estudios babeaban porque el autor les diera los derechos de algún futuro éxito cinematográfico. También resulta King estaba hasta los juanetes de cocaína y escribía, literalmente, como loco, sacando novelones de un millar páginas casi cada año, y no había nadie que le dijera no por más deschavetadas que estuvieran sus ideas.

Como fuere, esa primera adaptación de It resonó mucho en mis tiempos, cuando era un infante que apenas acababa de entrar a la primaria, y por los años inmediatos que le siguieron. A mí me aterraba el maldito payaso, y eso que no vi la película completa, precisamente por el miedo que me daba. Durante años sólo la vi por cachitos, y en los pasillos del Blockbuster me le quedaba viendo a la cuja del VHS por largos minutos, hipnotizado y aterrorizado por igual.



Cuando por fin la vi completa, tenía como 20 años y, aunque tuvo muchas cosas que me gustaron, también tuvo otras tantas que me parecieron muy ridículas. Sin embargo, esa misma noche, tras dejar la casa de mi novia, me fui muy nervioso, manejando por la calle oscura, temeroso de que Pennywise fuera a jugar con mi mente y darme un buen susto.

La adaptación del 2017 me gustó mucho, pues a pesar de algunos fallos, me pareció que corregía y superaba mucho de la versión noventera. De modo que me quedé con mucha expectativa para esta secuela recién estrenada en 2019. Y claro, el pendejo soy yo. El segundo capítulo tiene también muchas cosas a su favor, pero otras tantas que resultaron decepcionantes.

Creo que el problema con las adaptaciones de It es de origen. Como les decía en la entrada anterior, los capítulos dedicados a nuestros protagonistas siendo adultos son muy inferiores a los que tratan de sus vidas como niños. La miniserie de 1990 intenta ser lo más apegada al libro que sea posible y ello la lleva a seguir la estructura narrativa en la que se intercalan el pasado y el presente. Creo que podemos estar de acuerdo en que los flashbacks a la niñez son la mejor parte y que lo demás casi sobra.



Chapter One había logrado evitar ese desequilibrio enfocándose por completo en la historia de los niños. ¡Y me encantó! El cambio de época tiene sentido. Los 50 apelaban a la nostalgia de los adultos que habrán leído la novela o visto la serie en su momento; ese mismo sentimiento de nostalgia apelará a los adultos que vean la película hoy. Lo bueno es que no es de esas películas nostálgicas, tan de moda ahorita, que a huevo te tienen que meter referencias ochenteras forzadísimas en cada escena y cada diálogo.

La película, de forma atinada, corrige los elementos bobalicones de la novela de King, que la miniserie comete el error de adaptar de forma demasiado literal. Por ejemplo, en la novela y la miniserie Pennywise adopte la forma de monstruos de películas de terror viejitas: el Hombre Lobo, el Monstruo de la Laguna Negra, la Momia, etc. En las nuevas, lo vemos como cosas que de verdad espantarían a un niño, como esa pintura siniestra en la casa de un conocido, o ese relato histórico que de chamaco nos dejaba quitaba el sueño por las noches.

Hace rato me puse a pensar que, si para un niño de los 50 esos monstruos clásicos serían el referente más obvio de lo que es aterrador, para un niño de los 80 habrían sido… ¡monstruos de películas ochenteras! Esa década y la que le precedió fue prolija en personajes que aterraron a los chiquillos. Imagínense a Pennywise apareciéndose en la forma del mutante de La Mosca, o de la niña poseída de El Exorcista, o de los xenomorfos de Aliens, o de Leatherface de la Masacre de Texas (no digo de Freddy Krueger porque sería redundante; él y Pennywise tienen personalidades parecidas y se dedican básicamente a lo mismo). Sé que por cuestiones de derechos de autor habría sido imposible, pero habrían podido ser cameos tenuemente disimulados, de ésos en los que hay suficiente parecido para que Steve Rogers entienda la referencia, pero no tanto que los abogados ninja de Disney nos puedan demandar (sí hay un refrente directo a La Cosa; más adelante vuelvo a eso). En fin, esto es sólo un debraye mío, no una crítica a la peli, ni ná.


La miniserie es un producto de los 80 y se nota mucho. Los efectos especiales no han envejecido nada bien, aunque algunos momentos están muy bien logrados. Ni la fotografía ni el diseño de arte contribuyen de forma alguna para crear la atmósfera aterradora que se necesitaba; todo se ve muy ordinario. He ahí otro de los aspectos que mejoraron con las pelis más recientes. La atmósfera que construyen es de verdad amenazante, y en todo momento se siente la presencia de la entidad maligna y sobrenatural. Chapter One es genuinamente aterradora. No sé por qué dicen "no da miedo"; tiene varios momentos que son puro material de pesadilla. La muerte del primer niño, mucho más violenta que en la primera adaptación, estruja el corazón de forma que, como padre, me fue difícil verla. Lo digo como algo bueno.

Skarsgård es un excelente Pennywise. Ya sé que muchos queremos de todo corazón a Tim Curry, pero admitámoslo: él era más divertido que aterrador. Creo que la distancia entre este nuevo payaso y el de Curry es como la que hay entre el Guasón de Romero y el de Ledger. Uno es adorable, el otro es espeluznante. Entonces, por si no se dieron cuenta, creo que esta peli supera por mucho a la miniserie, y resulta incluso más espantosa que la novela.

Por otro lado, un comentario muy válido que se ha hecho es que el Pennywise de Tim Curry sí parece un payaso real, y por lo tanto, uno que podría atraer a los niños (a esos a los que los payasos no los aterran; o sea, a mí no). El nuevo Pennywise tiene una apariencia distintiva destinada a convertirse en un disfraz clásico de Halloween, pero es demasiado obvio que se trata de un ente maligno.

¿Eh?


Casi mi única queja contra Chapter One es lo que hizo con Beverly. De ser la más badass de los Perdedores, y la que con su resortera le pone en la madre a Pennywise, la tienen aquí como damisela en peligro, secuestrada por el monstruo y a la que los onvres del equipo tienen que ir a rescatar. Y despertar con un beso, faltaba más. Cosa que además no tiene sentido, porque Pennywise quería desbandar a la palomilla, no reunirla de nuevo, como provocó al secuestrarla. Bueno, supongo que eso es mejor que una orgía de pubertos.

Chapter Two perdió mucho de lo que su predecesora había logrado, además de que demuestra que la parte de los adultos es la mitad más débil de esta historia. Tan es así, que tiene que recurrir de nuevo a flashbacks para traer de vuelta a los chamacos, con lo que parecen ser un montón de escenas que debían haber estado en una edición extendida de la primera parte.

Después de haber visto esta película, estoy más y más seguro de que It en general funciona mejor como una historia de horror infantil; la aventura de un grupo de chicos inadaptados que se unen para matar a un monstruo que devora niños. ¡Es una gran historia! La premisa de que los adultos que vuelven a su pueblo para enfrentar sus temores infantiles es intrigante, pero no tan bien ejecutada en la novela y peor en las dos adaptaciones.


Mi problema principal con Chapter Two es que es muy reiterativa. Durante todo el acto central la misma fórmula se repite una y otra vez: a) un personaje llega a un lugar en apariencia inofensivo, b) la cosa se va poniendo poco a poco más siniestra, c) hay un falso sobresalto, d) hay un susto real seguido de una violenta confrontación con Eso en alguna de sus formas chuscas, e) el personaje sale aterrado, pero por lo demás indemne.

Algunos de esos momentos están muy bien logrados. Mis favoritos son la casa de los espejos, en la que sí sentía que me iba a morir de miedo; y cuando Pannywise aparece sin maquillaje y con las manos marca su propia cara. Pero hasta esas escenas pierden fuerza por culpa de la repetición de la misma fórmula. Por añadidura, cada una viene acompañado de un flashback en el que ocurre exactamente lo mismo.

El otro problema es que, adaptando a King, no se puede ser ni tan fiel ni tan literal. En sus novelas suceden un montón de weas bien raras, cosas sin sentido que aumentan el desasosiego del lector, al sentir que las leyes de la naturaleza, e incluso de la lógica, han perdido toda su validez. O nos estamos volviendo locos o nos está chupando el infierno. Pero algunos de esos momentos, traducidos a un medio audiovisual, quedan ridículos.



Por ejemplo, la escena de las galletas de la fortuna. Es ya bastante boba en el libro y en la miniserie es de risa loca. Esperaba que la omitieran en Chapter Two, o que idearan una forma de hacerla que no fuera ridícula. Pero fue ridícula. De facepalm. Así sucede con algunos otros momentos. Me pareció muy bien que hubieran eliminado la escena de la estatua que cobra vida en Chapter One y se ve que en Chapter Two hicieron lo mejor que pudieron para que no fuera ridícula, y hasta me hizo pegar un brinco, pero después del primer sobresalto pierde mucha fuerza.

Leer una descripción detallada puede ser espeluznante, pero en una película de terror es mejor optar por la sutileza. Si enseñas demasiado, se pierde el efecto. Por eso The Shining de Stanley Kubrick es la mejor adaptación de una obra de Stephen King, aunque le dé rabia al autor mismo. Si Kubrick hubiera sido fiel a la novela, su obra maestra de terror habría culminado en una batalla entre el cocinero, armando con bombas molotov, y unos leones de seto vivientes. Cuando le da vuelo a la hilacha, King tiene tanta sutileza como un tráiler gigante con la cara del Duende Verde.

Súmese a eso lo chafísima de los visuales generados por computadora. Esperpentos como el leproso o el gollum alargado en el que se convierte la señora Kersh espantan en un primer momento, pero mientras más tiempo están en pantalla, más se nota lo falsos que son. Pienso que habrían quedado mucho mejor con efectos de maquillaje. No sé si la cabeza con patas es un homenaje a La Cosa o sólo un fusil descarado, pero ese momento es una muestra de cómo el CGI muchas veces queda corto junto a los efectos especiales prácticos. Pienso en pelis como ésa o como Evil Dead que, con sus dantescas criaturas animadas en stop-motion, lograron un aspecto más perturbador porque se sentían como seres con sustancia, y no como sprays de videojuegos.

Lo que me lleva a hablar de la Araña. ¡Oh, por Cthulhu! ¡La Araña! No puedo creer que los realizadores se las hayan ingeniado para que el monstruo sea peor que en la miniserie de los 90. Oh, los efectos especiales han mejorado, pero el diseño es chafa y poco creativo, además la pelea final no le hace justicia a la delirante pesadilla que describe la novela. Por otro lado, y hablando de pesadillas, ¡qué chingona les quedó la secuencia animada!



Esperen, no he terminado de despotricar. Tengo otra queja mamona, y esta vez aplica a las dos pelis. En Chapter One el personaje de Mike está muy reducido, así como el comentario racial presente en la novela. Que los bullies acosaban a Mike por racistas es dejado de lado (hasta los malos son color-blind). El incendio del bar de afroamericanos, el Black Spot, parecía sugerido de pasada en Chapter One (cuando era uno de los capítulos mejor acabados del libro), pero para Chapter Two, se revela que los papás de Mike murieron en un incendio accidental y que las pesadillas del chico se referían a verlos quemarse.

La obra de King tiene mucha crítica social. Derry no sólo está habitada por un monstruo, sino que, bajo las apariencias, es monstruosa. Es una pena que la adaptación desperdiciara la oportunidad de retratar la violencia, los prejuicios y la intolerancia que permean la sociedad americana, sobre todo en estos tiempos. El crimen de odio con el que inicia Chapter Two queda fuera de contexto si no se desarrolla como parte de la caracterización de Derry misma. Cuando pienso en las tres horas que dura la peli, lo que dejaron fuera y lo que decidieron meter, siento una gran frustración. 

Añado: la parte del Ave en la novela me gusta mucho y me quedé con ganas de verla en grande, no sólo como esa rápida referencia en la secuencia animada. También hubiera querido ver más referencias a la Tortuga, pues son muy pocas y sólo las notas si ya leíste el libro.




Bueno, pero no crean que odié la peli, jejeje. De hecho, me pareció muy entretenida, con algunos sustos muy bien puestos. Las primeras dos horas se pasan de volada y sólo hacia el final comencé a sentir que le daban muchas vueltas. Es cierto que no me gustó el último acto, y que al final creo que Chapter One funciona a la perfección sin secuelas. Pero igual me dejó mirando nerviosamente a cada lado cuando tenía que salir de la sala y cruzar el solitario pasillo para ir al baño. Aunque iba emocionado por ver a Chastain y a McAvoy, creo que al final fueron Hader y Ransone los que se robaron la película.

Pennywise ha pasado a formar parte de la cultura contemporánea, como símbolo de nuestros terrores infantiles y, con todo y sus fallas, las adaptaciones audiovisuales nos han dado maravillosos momentos de espanto. La vida de Pennywise fuera de las páginas de su libro apenas comienza. Seguro que lo veremos aparecer para asustarnos en otros medios. Quién sabe; quizá en treinta años Pennywise regrese para una nueva generación.


IT
(Estados Unidos, 1990)
Dir: Tommy Lee Wallace
Con: Tim Curry, Annette O’Toole, Emilie Perkins, Jonathan Brandis,
Seth Green y Brandon Crane

IT: CHAPTER ONE
(Estados Unidos, 2017)
Dir: Andrés Muschietti
Con: Bill Skarsgård, Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, Finn Wolfhard,
Jack Dylan Grazer, Chosen Jacobs y Jeremy Ray Talor

IT: CHAPTER TWO
(Estados Unidos, 2019)
Dir: Andrés Muschietti
Con: Bill Skarsgård, James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, 
James Ransone, Isaiah Mustafa y Jack Ryan

FIN

PD: Ahora, los dejo con una profunda pregunta filosófica: Si E.T. y Mr. T se unen para pelear contra It, ¿cómo se llamaría esta película ochentera? Discutan en grupos de tres.

Buenas noches

4 comentarios:

El Guajolote dijo...

Te doy la razón en todo, esta secuela me pareció entretenida, pero no me pareció tan bien hecha como la primera (del 2017), luego el diseño de la araña me pareció chafísima (era lo que más esperaba de esta película, a la araña), bien pudieron haber hecho una viuda negra gigante o qué se yo, teniendo en cuenta que los rostros de esas arañas son especialmente "monstruosos" y algo que tampoco me gustó de esta secuela es que a Bill lo convirtieron en un chillón sin liderazgo, todo el protagonismo se lo llevaron Richie y Eddie, aunque debo decir que eso de su homosexualidad me pareció estúpidamente ambiguo, bien pudieron haber profundizado más en ello o de plano quitarlo de la película, porque tampoco era algo especialmente necesario.

Unknown dijo...

¡Exacto! Si Richie iba a ser gay de clóset, el momento en que lo confesara a sus amigos y éstos le dieran todo su apoyo, habría sido una forma de quitarle poder a Pennywise y darle fuerza a la amistad que existía entre los chicos, que es lo que terminaría derrotando a Pennywise. Pero la película simplemente no hace nada con ello.

Verreaux dijo...

Me encanto este analisis, en lo particular me gusto que en chapter 2, usaran sus miedos e inseguridades de adultos, la homosexualidad de richie, el complejo de culpa de bill etc, la inseguridad de Ben, aunque creo que no se exploto lo suficiente, creo que incluir mas flashbacks a cuando eran niños, fue demasiado y le quito ritmo a la pelicula, especialmente desde que algunos no aportan realmente nada a la trama e incluso entran en conflicto con la primer pelicula. Tambien me decepciono que ya no se siguiera la idea de el pueblo de derry y su conexion con pennywise, algo que ya se habia planteado en la primer entrega, la gran tormenta que azota el pueblo momentos antes y durante la confrontacion final es una parte genial de la novela.

Y en su seccion de datos curiosos, warner tiene los derechos gracias a ser propietaria de newline de grandes iconos de horror de los 80 freddy, jason, etc, pero no los quiso incluir porque pensaron que serian demasiado distrayentes, como a ti me choco el cgi, siempre eh pensado que mucho cgi mata una pelicula de horror, sin embargo existe informacion y fotos de que mucho se hizo con maquillaje, pero fue alterado cuando se busco bajar la calificacion para conseguir mas publico.

deróvilus murdock dijo...

Me gustó Chapter Two, pero con mucho la primera parte es mejor... más y mejores sustos y como dices bien, una atmósfera aterradora en todo momento. Me quedó a deber Chapter Two en profundidad de los personajes que no eran Billy o Bev... y me hubiera gustado ver más consecuencias sobre la desaparición de It de Derry; que el pueblo se hubiera revelado más como el lugar de pesadilla que era al caer el velo del engaño de la entidad... pero bueno, that's me...

"Cuando le da vuelo a la hilacha, King tiene tanta sutileza como un tráiler gigante con la cara del Duende Verde." i see what you did there... LMFAO

Quizá te interese...