La insoportable levedad del woke - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

viernes, 16 de abril de 2021

La insoportable levedad del woke


I
LA VERDAD Y LA JUSTICIA

 

Hace no mucho tiempo presencié una discusión en Twitter sobre la etnicidad de Cleopatra. Se había anunciado que la actriz Gal Gadot, famosa por su papel como la Mujer Maravilla, había sido elegida por Patty Jenkins para interpretar a la célebre reina egipcia. Muchas personas se quejaban de esa elección, y aseguraban que Cleopatra había sido una mujer negra y por tanto debía ser interpretada por una afrodescendiente. Como suele ser, la polémica inició en la anglósfera, pero para cuando yo la caché, se estaba dando en el Twitter de habla hispana, y algunas cuentas a las que sigo participaban de la polémica.

 

No voy a entrar en detalles sobre el debate en sí; bástenos apuntar que ésa es una cuestión que se discute entre los historiadores expertos, y que pueden checar lo que se sabe al respecto en esta entrada de Wikipedia. Lo que me interesa aquí son las razones que llevaron a estas personas a concluir que Cleopatra era negra.

 

Leyendo sus comentarios, pude ver que no hacían esas afirmaciones porque tuvieran mucha información acerca del antiguo Egipto en general o de Cleopatra en particular. De hecho, demostraban una terrible ignorancia al afirmar cosas como: “Cleopatra era egipcia, Egipto está en África, los africanos son negros; ergo, Cleopatra era negra” (la etnicidad de los egipcios es también tema de controversia; pueden conocer lo que dicen los expertos por acá). Tal era su desconocimiento, que muchas personas que afirmaban con vehemencia la negritud de Cleopatra expresaban sorpresa cuando alguien les revelaba que su familia era de origen griego.

 


El caso es que, después de un rato leyendo estos intercambios, pude darme cuenta de algo: estas personas afirmaban que Cleopatra era negra porque pensaban que ésa era la postura progresista. Es decir, la discusión no se trataba de cuáles son los hechos, sino de cuál es el bando en el que me debo posicionar.

 

Interpretaron el casting como un ejemplo más de whitewashing, cuando un actor blanco es elegido para interpretar a un personaje histórico o ficticio que originalmente era de color. En estos casos, la posición de los progresistas ha sido oponerse a la práctica, por considerarse racista. Y no cuestionaban si en verdad éste se trataba de un caso de whitewashing porque no podían poner en duda la posición progre: Cleopatra era negra y negarlo es racista. La indignación masiva debía ser legítima.

 

Esto último es el meollo del asunto. Quiero hablar de cierta actitud constante que se ve en la progreósfera, en particular la tuitera. No es una crítica contra los movimientos por la justicia social; si ustedes siguen este blog, sabrán que yo he escrito mucho para defenderlos. Es una crítica a ciertas actitudes en la que las personas interesadas en la justicia social adoptan un solo criterio para saber si algo es cierto o correcto. Básicamente, sólo quieren saber cuál es la postura progre y adherirse acríticamente a ella. Si la postura progre dice “Cleopatra era negra”, como progre no necesito saber más, excepto que tengo que defenderla.

 

Esto viene, por supuesto con una contraparte. Quien se opone a la postura progre, debe estarlo haciendo desde el racismo, la misoginia o alguna otra forma de mentalidad reaccionaria. Entonces se vuelve objeto legítimo de la indignación y la furia. Y ése es precisamente el problema: la renuncia a informarse o reflexionar más allá de lo que la comunidad woke ha considerado que es “lo que se debe pensar”.

 

Ejemplos de esta actitud los encuentro en Twitter todo el tiempo y sobre casi cualquier tema; déjenme compartirles un par de los más graciosos. En la entrega de los Oscar anteriores unas personas se quejaban que el premio por mejor guion se hubiera dado a Taika Waititi, un hombre, y no a Greta Gerwig, una mujer. Una tuitera respondía que estaba bien porque Gerwig es mujer, pero blanca (sólo tiene una opresión), mientras que Waititi es mitad maorí y mitad judío (dos opresiones). Es decir, la discusión nunca fue sobre cuál guion era el mejor y por qué, sino a qué guionista había que apoyar según sus opresiones, porque apoyar a los más oprimidos es lo más woke.

 

En otra ocasión, un tuitero woke expresaba su consternación sobre lo que había dicho Martin Scorsese acerca de las películas de superhéroes: “eso no es cine”. ¿Tomaba en consideración la calidad artística de las películas de Marvel para concluir si Marty tenía o no razón? Nah. Se planteaba la dicotomía entre rechazar el comentario de Scorsese porque era elitista, o darle la razón porque Disney es un monopolio capitalista. Otra vez una cuestión de estética se pretendía responder determinando quién está más oprimido o quién más opresor. Como ahora no era tan fácil de resolver, el tuitero parecía ansioso: no sabía qué opinar porque no sabía cuál era la opinión woke.

 

II
WOKE THIS WAY



Éstas son sólo anécdotas y necesitaríamos estudiar e investigar más el asunto antes de considerarlas representativas; por lo pronto, en mi experiencia, me da la impresión de que son demasiado frecuentes. Y si bien ahora les hablé de casos bastante triviales, la cosa puede llegar a ponerse fea, porque el decidirlo todo por “¿cuál es la opinión progre?” en vez de desarrollar nuestros propios criterios de valoración, puede llevarnos a creer o difundir información falsa y saltar a conclusiones infundadas, que a su vez pueden guiarnos a acciones injustas.

 

Vamos a ver un ejemplo reciente. En 2020 Netflix estrenó Mignonnes, una película francesa sobre un grupo de niñas preadolescentes que se meten a un concurso de baile sensual. El escándalo se desató en redes sociales, con miles de personas manifestando su rechazo a una cinta que, asegún, promovía la sexualización de las niñas. Incluso se pedía a la gente que cancelara sus cuentas de Netflix por “transmitir pornografía infantil”.

 

Lo que estas indignadas personas no sabían era que la película en realidad era una crítica y denuncia de una cultura que hipersexualiza a las niñas. La directora Maïmouna Doucuré, de origen senegalés, quería habar también de la desigualdad social, la marginación y el racismo sufrido por los inmigrantes en Francia y el choque cultural entre personas de raíces musulmanas con el mundo moderno. Es decir, es una cinta muy, muy progre. Pero en un principio, cientos y miles de personas ni se molestaron en averiguar. Simplemente vieron en redes alguna publicación que denunciaba “esto está mal” y entendieron que lo woke era sumarse a la condenación total, y seguir viralizando la denuncia.

 



La moraleja de esta situación, me parece, es que nunca es suficiente el sólo querer ser woke, es necesario tener conocimiento, saber discriminar la información, saber usar el pensamiento crítico. De lo contrario, nos pueden vender toda clase de charlatanerías y hasta horripilancias.

 

La mercadotecnia siempre está tratando de colgarse de lo que parezca en onda; vean toda esa moda de “girl power” y “eco-friendly” completamente hueco. Corporaciones monopólicas hipercapitalistas nos venden superhéroes y fantasías con codificación progre, pero con mensajes superfluos y tibios. Pero eso es lo de menos: piensen en cómo se ha usado la retórica progresista para promover la transfobia.

 

Así que, cuando encuentras una pieza de información, antes de creerla y viralizarla, piensa: ¿Tienes suficientes elementos para concluir que es verdad? ¿Plantea una argumentación bien sustentada? ¿O es sólo que te pareció como “lo woke”, lo que todos los demás wokes están compartiendo y por lo tanto tú también debes hacerlo?

 

Pero todo esto que acabemos de discutir es sólo un aspecto de un problema más amplio. Suele decirse que la izquierda de la justicia social se ha vuelto demasiado radical, se ha convertido en una suerte de secta religiosa dogmática que no admite crítica ni disenso, y de ahí las “cancelaciones” y linchamientos masivos en redes.

 

Creo que sí hay algo de ello; la idea de que sufrir opresión es igual a poseer virtud tiene un eco muy cristiano. Pero creo que el problema de fondo no es que el wokismo de redes sociales sea demasiado radical; por el contrario, es que es terriblemente superfluo.

 

III
LA TRIBU MORAL

 


¿Por qué a una persona le importaría tanto tener la opinión progre correcta? En realidad, deberíamos preguntarnos primero: ¿por qué a una persona le importaría sumarse a las causas justicia social? En primer lugar, porque le afecta directamente, si forma parte de un grupo que sufre una opresión sistémica. Pero, ¿por qué se preocuparía tanto por las opresiones sistémicas de otros grupos? Es de suponerse que por la empatía por el sufrimiento ajeno, la indignación que causa la injusticia, el afán de vivir en un mundo mejor y, por qué no, el deseo de ser buenas personas, de hacer lo correcto.

 

Idealmente, estos nobles sentimientos nos guían. Pero también están otros, muy humanos, como nuestra necesidad de pertenencia, de sentirnos parte de algo; y de reconocimiento, de que nos vean como individuos valiosos y especiales, y no sólo como uno más del grupo. Estos sentimientos no son intrínsecamente malos ni buenos, el problema es lo que somos capaces de hacer con tal de satisfacerlos.

 

A éstos se suman otros instintos sociales que pueden ser bastante siniestros: la ira que provoca la transgresión a las normas del grupo y el afán de castigarla; el anhelo de sentirnos mejores que los demás, de superarlos en la jerarquía; la satisfacción de ejercer poder, ya sea de forma individual o colectiva; el doble estándar moral que hace legítimas ciertas crueldades contra ajenos y traidores, y el placer de ver sufrir a quien consideramos que lo merece.


A principios de 2021, cuando acababa de suceder el asalto de fanáticos trumpistas al Capitolio de los Estados Unidos, muchas personas se burlaron señalando que ahora los Estados Unidos se habían convertido en una “república bananera”. Entonces vinieron los tuits regañando a esos tuits. Uno en particular decía que el término era racista y denigraba a los países que habían sufrido dictaduras y golpes de estado patrocinados por E.U.A. Pero entonces llegó otra persona a regañar a ésta, diciéndole que, si tanto le importaba el racismo, entonces no debería usar una palabra racista como ‘denigrar’.

 


Dejando de lado que eso de “¡denigrar es una palabra racista!” debería ser el ejemplo estándar de una falacia etimológica, vamos a preguntarnos, ¿qué necesidad? ¿Cuál era el punto de venir a reclamar a un perfecto desconocido al respecto? ¿Sirve a un deseo de mejorar el mundo, de corregir una injusticia? ¿Es una falta tan grave que no puede pasar desapercibida? ¿O es que simplemente nos da la oportunidad de imprecar a alguien, de gozar por un momento de un sentimiento de superioridad sobre la otra persona?

 

Así vemos cómo Twitter y otras redes sociales se convierten en foros en los que unas personas regañan a otras por no ser suficientemente woke. Honestamente, yo no veo en esos casos el deseo de educar o de hacer que alguien cambie su actitud; veo el gusto de ponerse encima del otro, de decir: “¿Te quieres ver woke? Pues yo soy más woke que tú”.

 

El regaño por lo regular es fastidioso e irritante, pero la actitud detrás puede derivar en una pesadilla. Porque cuando cientos y miles de personas se unen a un solo esfuerzo, diciéndote lo horrible persona que eres, y cómo deberías irte a la mierda, la cosa ya va mucho más allá de “querer un mundo mejor”; esto ya se trata del placer de formar parte de una muchedumbre en la que cada individuo es anónimo, pero juntos son poderosos y capaces de hacer mucho daño…

 

IV
CANCELAD, MIS PEQUEÑOS, CANCELAD

 


Escribo estas líneas a unos días de haberme enterado de la “cancelación” de Lindsay Ellis en Twitter. Lindsay es una YouTuber de cultura pop, misma que analiza desde una óptica de izquierda. Es muy buena, y siempre muy cuidadosa con lo que dice o hace. Pues bien, hace unas semanas tuiteó algo diciendo que la serie Avatar, la nueva entrega de Disney, Raya, y un montón de ficción fantástica juvenil contemporánea tienen tropos en común que ya debería haber un nombre para el subgénero. Una sección de Twitter entendió que lo que ella quería decir es que las fantasías inspiradas en temas orientales eran todas iguales, lo que les pareció una opinión racista. Al poco tiempo llegaron cientos y después miles de tuits acusándola de racista, insultándola y diciendo que era una persona horrible. Lindsay terminó cerrando temporalmente su cuenta (y luego publicó un muy sentido video al respecto).

 

El término “cancelar” puede significar muchas cosas. Cuando los medios mainstream hablan con pánico de la “cultura de la cancelación”, normalmente se refieren a cuando alguien critica públicamente a una celebridad o una obra, por algo problemático que habrían hecho o dicho. Rara vez se refieren a asuntos como estos, en los que una persona de izquierda es atacada masivamente en redes sociales por otras personas de izquierda. Creo que no lo hacen, porque al público en general no le preocuparía tanto que una videonesayista progre sufra acoso en línea como que un señor diga que Pepe Le Pew es sexista.

 

Entonces, tenemos por un lado una narrativa ficticia que provoca pesadillas a los señoros, según la cual la generación de cristal anda cancelando a Dragon Ball, al Señor Cara de Papa, y ya no me acuerdo qué más; cosas que, cuando tienen alguna base en la realidad, sólo son exageraciones desproporcionadas de casos en los que alguien dijo en algún momento “che, esto es medio discriminatorio”. No quiero demorarme mucho en esto.

 

Pero luego está un fenómeno muy real del que hemos visto casos muy concretos, en los que una persona hace o dice algo considerado “incorrecto” y se gana por eso acoso, insultos y calumnias en redes sociales. A eso es a lo que, para efectos prácticos, llamaremos “cancelar”. Para entender mejor este fenómeno, y otros relacionados, les recomiendo tres videos, uno de T1J, otro de The Take, y sobre todo, el de Contrapoints, que es todo un documental al respecto. De hecho, este último nos da una guía muy útil: los tropos de la cancelación.

 


1.- Presunción de culpabilidad: Esto implica asumir que la acusación es cierta sin dudarlo ni por un momento.

 

2.- Abstracción: Después de interpretar lo que una persona hizo o dijo de la peor manera posible y atribuyéndole las peores intenciones, y en vez de decir específicamente qué sucedió (“Lindsay dijo que varias obras fantasía contemporánea tienen mucho en común”) se formula la acusación de forma vaga y general (“Lindsay hizo un comentario racista”).

 

3.- Esencialización: La idea de que “cada quien hace lo que es”, pasamos de “Lindsay dijo algo racista” a “Lindsay es una racista”. Y si la persona en cuestión había trabajado en favor de la justicia social, no importa, eso era hipocresía. En cambio, son las pequeñas y esporádicas infracciones las que revelan “quién es realmente”. Así, ya se no se trata siquiera de criticar una acción, sino de atacar a una persona por lo que es.

 

4.- Pseudomoralismo y pseudointelectualismo: Ésta es la parte en la que gente a la que no le importa tanto la supuesta falta en sí, la utiliza como pretexto para atacar a la persona acusada, ya sea porque le cae mal, le tiene envidia, o simplemente porque disfruta de hacer esta clase de cosas.

 

5.- Imperdonabilidad: La persona acusada no puede dar explicaciones ni ofrecer disculpas que valgan. Los ataques continúan hasta que los atacantes se cansan. Las faltas de una persona son archivadas para traerlas a colación cada vez que la furia se reavive, sin importar si la persona se disculpó e hizo aclaraciones en su momento y otras mil veces.

 

6.- Transitividad: La persona atacada se vuelve radioactiva para sus amistades y contactos, a quienes se les exige posicionarse “del lado correcto”, o se les amenaza con sufrir las mismas consecuencias.

 

7.- Binarismo: El mundo es entendido como una lucha sin cuartel entre el bien y el mal. La persona que hizo algo es mala, y todo el mal es igual, sin escalas. Sólo hay racistas y no-racistas, nunca personas en proceso de aprendizaje que cometen deslices comprensibles. Haber dicho algo racialmente insensible es igual a ser un supremacista blanco de la Alt-Right; no hay puntos intermedios.

 

Esto parece un fanatismo demencial propio de una cultura woke que se ha salido de control, pero al repasar los puntos me di cuenta de que me resultaban muy familiares. Para ser más específicos, me recordó a las dinámicas sociales de adolescentes de prepa…

 

V
CHICXS PESADXS

 


Piensen por un momento y acuérdense de la prepa, en particular del círculo de los chicos y chicas ‘populares’. Si no se acuerdan de su prepa, seguro tendrán en mente series y películas que tratan de estas cosas. Sabemos que en la adolescencia si no te adaptas no sobrevives, y que la chaviza tiende a hacer lo que hacen los demás porque nadie quiere que le dejen fuera. Sabemos que hacer ciertas cosas te ganan “puntos sociales” en la jerarquía, y que hacer otras te los quita, y por ello a veces hacen cosas nomás por la aceptación, o por verse cool y recibir reconocimiento. Y sabemos bien que, a veces, la mejor forma de ganar de ascender en la jerarquía es logrando que alguien baje.

 

Piensen en las veces que algún adolescente (más comúnmente UNA adolescente, porque #misoginia), se le acusa de haber cometido una falta contra las convenciones sociales. Digamos que se dice que Fulanito se drogó en una fiesta, o que Menganita le puso el cuerno a su novio, o que Perenganito dijo tal cosa a espaldas de su mejor amigo, o qué sé yo. A lo mejor ni siquiera hicieron nada, sino que se pelearon con alguien por motivos completamente personales y luego ese alguien inventó un chisme. Sabemos cómo funciona la cosa: los rumores crecen exponencialmente y cada quien le agrega de su cosecha, y al rato tendremos que Menganita no sólo se besó con otro tipo, sino que se lo cogió, o que llevaba un año cogiéndoselo en secreto, y que se embarazó y se la llevaron a Canadá para abortar o sepa la madre. No falta la esencialización: Menganita es una zorra; Fulanito es un drogo, etcétera.

 

El caso es que los chismes y rumores provocan que el chico o chica pierda a sus amistades. “Tienes que dejar de llevarte con ella, ¿eh? Si no, te van a cortar a ti también”. ¡Hay que dejar en claro quién es leal a quién! Y, claro, la personita atacada se convierte en blanco legítimo de burlas y acoso: se vale tratarla mal por lo que hizo y por lo que es. Y llegamos al punto en que escuincles a los que ni les va ni le viene, ni piensan que el haberse metido seis cocaínas o haberse fajado al novio de la amiga es taaan malo, participan de esto porque hay cierto gusto malsano en hacerlo.


Estos mecanismos de exclusión, ostracismo y humillación pública han existido siempre y en muchos círculos sociales, desde los clubes de clase alta hasta el mundo de los negocios, pasando por los grupos de compraventa de señoras en Facebook. Por eso es ridículo (y peligroso) que desde la derecha y el centro quieran hacernos creer que esto es un problema intrínseco de la izquierda y de la generación de cristal y que amenaza el tejido de la civilización occidental.  Hago la comparación con una prepa para subrayar cuán inmaduro y frívolo es. Precisamente eso es lo exasperante, pues si queremos construir una mejor sociedad no podemos seguir reproduciendo las dinámicas de “vigilancia y castigo” de siempre.

 

O sea, no es que la bandita progre de redes sociales se porte así porque le importa la justicia social de forma tan profunda que se vuelve fanática. Es, por el contrario, que le importan más otras cosas. Le importa más cultivar su identidad de persona recta y virtuosa; le importa más ser aceptada por la tribu y ser popular dentro de ella; le importa más arrastrar a las personas que, por otras razones, le desagrada; le importa más la satisfacción de sentirse superior a alguien más, de ejercer poder para castigarle.

 


En una entrada anterior mencioné cómo muchas veces los escépticos de Internet creen que sus críticas a la justicia social están basadas en la pura racionalidad, cuando en realidad son prejuiciosas e ignorantes. Están tan convencidos de su propia superioridad intelectual que no ven sus sesgos. Bien, pues los wokes de Internet están tan convencidos de su propia superioridad moral que no se dan cuenta de que no es la convicción ética lo que guía su actuar, sino impulsos mucho menos nobles.

 

Las turbas linchadoras de Twitter son el ejemplo más extremo de estas actitudes, pero en realidad están presentes en muchas de nuestras interacciones en redes, y todos hemos caído alguna vez en ellas, sin que ello signifique que seamos unos fanáticos incorregibles. La moraleja es, como siempre, antes de actuar, detenernos a pensar un segundo.

 

¿Cuál es el punto de regañar a una persona bien intencionada que usó una palabra ‘incorrecta’? ¿Es en verdad educarla para que no vuelva a caer en el error? ¿Es realmente contribuir a una sociedad más justa? ¿O es el puro de gusto sentirse en una posición se superioridad frente al otro?

 

¿Para qué exhibir la publicación ambiguamente problemática de una persona? ¿De verdad te parece una falta importante? ¿O es que esa persona te cae mal y te da gusto encontrarle una falla? ¿O la persona ni te importa en sí, pero encuentras cierta satisfacción en el acto de humillarla?

 

¿Cuál es el punto de hacer un call out a una obra de hace décadas o siglos a la que nadie está prestando atención? ¿Para qué sobreanalizar un elemento mínimo de un producto popular e interpretarlo de la peor manera posible? ¿Se trata de invitar a la reflexión sobre los valores de la cultura para poder cambiarlos?

 

¿Cuál es el punto de hacer un sermoneo público? ¿De verdad tienes algo que contribuir a nuestra comprensión de las injusticias del mundo? ¿O estás aprovechando una primicia para llamar la atención de sobre ti y que todos aprecien tu gran virtud?

 

VI
DEJAR EL CASTILLO DEL VAMPIRO

 


Una vez más tengo que aclararlo: no quiero que se tomen estas palabras para condenar los esfuerzos de las personas en favor de la justicia social. Gente tonta hay en todas partes y, más importante aún, todos pensamos o decimos cosas tontas en algún momento.

 

En mi entrada anterior el objetivo no era criticar al escepticismo como tal, sino ciertas actitudes tóxicas y ciertos individuos obtusos que se niegan a reconocerlas y dejarlas de lado. Es lo mismo lo que pretendo hacer aquí: ayudarnos a detectar cuando caemos en estas actitudes para aprender a evitarlas, o para ya dejar de prestarle a atención a quienes no quieren dejar de caer en ellas.

 

¿Por qué? No sólo porque el acoso a gente cuyas culpas no son proporcionales al castigo es una forma de injusticia. Es que, si queremos difundir nuestros valores para hacer un mundo mejor, necesitamos dejar de perder tiempo y esfuerzo en cultivar egos y en peleas internas sin sentido.

 

Pero además porque así no se logra gran cosa contra la derecha. No puedes “cancelar” a Agustín Laje o a Ben Shapiro; puedes criticarlos, insultarlos y burlarte de ellos, pero su barrio los respalda. No puedes aplicarle la “ley del hielo” a quien ni le hablas ni le importa si le dejas de hablar. Sólo puedes cancelar a alguien de tu misma comunidad, y por eso los casos de linchamiento se dan de izquierdistas contra otros izquierdistas a los que consideran tibios, falsos o traidores. Esto da como resultado expulsar a zurdos de sus comunidades o dividir a la comunidad en quiénes ya cancelaron y quiénes no, fraccionando más y más las fuerzas de quienes tienen la convicción de que van a cambiar al mundo.  

 

Esto de ser tan manipulables lo pueden aprovechar los mismos derechistas. Entre los que azuzaron el acoso a Lindsay Ellis había por lo menos un vato blanco con un perfil en el que fingía ser una mujer de color, y fueron los cripto-nazis los que tenían archivadas algunas de las publicaciones incriminatorias y quienes luego las compartieron con los wokes indignados. Como dicen, un progre no pensaría en ir con los amigos de un blanco supremacista y correr el rumor “tu cuate no es tan racista como dice ser; una vez le habló con cortesía a un negro”. Pero los fachos sí pueden llegar con los progres y decirle: “esa YouTuber no es tan woke como dice ser; una vez dijo una cosa racista” y será suficiente para que arda Troya.

 

Conclusión: la ética del progresismo no es suficiente si se reduce a una lista de “pecados que merecen castigo” diferente a la de otras generaciones o tribus; también necesitamos trabajar en la forma en la que razonamos sobre lo que es y no es correcto, que supere las estructuras de pensamiento tribales de la prepa, y que también vaya más allá de la moral religiosa con sus ideas sobre pecado, culpa y expiación, de los maniqueísmos blanco-negro y del énfasis individualista en la virtud personal, que desvía la atención de las estructuras sociales.

 

En otras palabras, no sólo necesitamos tratar de hacer lo correcto, necesitamos aprender a pensar mejor, ejercitar una mente crítica. De lo contrario, no estaremos trabajando por una sociedad mejor, sino sólo portándonos como un montón de chicas pesadas.

 


FIN

 

Glosario:

 

Call out:  Es denunciar o acusar públicamente a una persona, un grupo por haber hecho algo problemático, o a una obra de arte o entretenimiento por tener algún elemento problemático.

 

Justicia social: Conjunto de ideales, valores y movimientos que tienden a la reducción o eliminación de las opresiones y desigualdades sistémicas, tales como el racismo, sexismo, clasismo, etcétera.

 

Problemático: Es un término sombrilla que sirve para designar una acción o expresión que es o puede ser interpretada como racista, misógino, clasista, homófobo, xenófobo o discriminatorio en general.

 

Social Justice Warrior (SJW): Se dice de una persona preocupada y comprometida con la justicia social. De forma peyorativa, quiere decir alguien obsesionado con estos temas hasta el fanatismo y la intolerancia. En Latinoamérica viene siendo similar a “progre”.

 

Virtue signaling: Cuando una persona lleva a cabo una acción con el objetivo de ser vista como moralmente virtuosa, aunque se trate de algo sin importancia o que ni siquiera tenga sentido.

 

Woke: Literalmente, ‘despierto’, una persona consciente de las opresiones sistémicas y de lo que hay que hacer para combatirlas. De forma peyorativa, se refiere a una persona preocupada por verse súper despierta, más por ego que por otra cosa. A veces usada como sinónimo de SJW. En español, a veces satirizado como guok.

 

Wokescolding: Es cuando una persona regaña o sermonea a otra por alguna acción o dicho que, según el regañón, no cumple con ser lo suficientemente woke.

 


 Más contenido relacionado:

11 comentarios:

El Pensador Mexicano dijo...

Meh, la misma paparruchada de siempre con Twitter: es una vulgar olla de grillos. Volviendo al tema central, esto es como cuando en la peli Alexander se insinuó que Alejandro Magno jugaba espadazos con su compa. Grecia se ofendió pero pues no hay más...bien decía el cerdo priista evasor de impuestos al que conocimos como "Juanga" : Lo que se ve, no se juzga.

Luis Fernando Areán dijo...

Le doy la enhorabuena por haber abierto los ojos a la existencia de una cultura de la supresión, como quiera llamarla. Usted se ha concentrado en las redes sociales, pero lo mismo ocure en los campus universitarios, Ponga Brett Weinstein donde ha puesto Lindsay Ellis y "joderle la carrear académica" donde ha puesto "cerrar cuenta de Twitter" y verá por qué nos hemos estado desgañitando criticando su artículo sobre ateos y SJW.

Enhorabuena, repito, por haber abierto los ojos. Sólo un pequeño detalle. Donde dice "Rara vez se refieren a asuntos como estos, en los que una persona de izquierda es atacada masivamente en redes sociales por otras personas de izquierda" esto es inexacto. La gran mayoría de las víctimas de los wokes son personas de izquierda moderada.

Otra cosa que usted toca pero en lo que hay que profundizar: el absurdo del concepto interseccionalidad. ¿Quién está más jodido, un minero blanco de Virginia Occidental o Michelle Obama? Le puedo demostrar matemáticamente que, en general, es imposible saberlo. El concepto está MAL de entrada.

Un saludo.

Luis Fernando Areán dijo...

Los siete puntos son excelentes. Con su permiso, se los robo, atribuyéndolos, por supuesto.

Joseph_l182 dijo...

Mi estimado Maik, llevo leyéndote durante muchos años y debo decir que si bien, la entrada es muy buena como siempre. Llevo demasiados artículos en los que vas cayendo en un sostenido sesgo ideológico, simplemente no puedes salir de la dicótoma de izquierda buena derecha mala, me atrevería a decir que tienes esa obsesión y tal vez no la estás notando.

Ojo, no digo que estés negando que dentro de la izquierda hay personas muy locas y extremistas, pero siempre acabas en el mismo punto de "si en la izquierda hay gente muy equivocada con ideas extremistas... pero en la derecha son peores porque derecha mala izquierda buena".

En la entrada sobre la versión de la liga de la justicia criticabas que Zack Snyder no hiciera lo suficiente para calmar a la ola de troles derechoso que hacen cosas malas y adoptaba una postura muy tibia. Estás haciendo precisamente eso. Todas tus críticas a la izquierda acaban cayendo en posturas tibias porque "no importa que tan mal estén algunos miembros marginales y muy contados de la izquierda, los de la derecha son peores".

La falta de autocrítica acabó convirtiendo movimientos muy nobles y de buenas intenciones en auténticos hervideros de odio, si realmente las personas con ideología de izquierda quieren hacer las cosas bien, más que atacar e los extremos y caer en el tribalismo de izquierdoso contra derechoso en que si alguien de la izquierda hace algo malo, no es tan malo porque no es toda la izquierda pero si alguien de la derecha hizo algo malo, toda la derecha está mal porque derecha mala izquierda buena.

En verdad admiro la mayoría de tus puntos de vista y opiniones, de la cuales aprendí mucho, sin embargo ese sesgo que tienes cada vez se nota mas, y así que muchos miembros de la derecha son fascistas y fascistoides, muchos miembros de la izquierda lo son.

Maik Civeira dijo...

Don Luis: Primero, aprecio que usted aprecie mi texto y le agradezco las palabras amables. Dicho esto, me quedaría incómodo conmigo mismo si no aclarara algunos puntos:

-Yo no he "abierto los ojos" a nada. Este texto es resultado de meses de observación y reflexión, y es constante con otros, muy anteriores, que he escrito en el mismo tenor al criticar a la izquierda de la justicia social. Quizá no conoce mucho de mis textos, se formó una idea errónea de mí y por eso le sorprendió éste.

https://www.maikciveira.com/2017/03/no-hay-justicia-como-la-de-una-turba.html
https://www.maikciveira.com/2010/08/politicamente-incorrecto.html

-El caso de Brett Weinstein no es comparable al de Lindsay Ellis. Su universidad estaba llevando a cabo un evento para protestar contra el racismo y promover la reflexión entre su alumnado y profesorado. Es cierto que, estrictamente, nadie podía obligar a Weinstein a ausentarse ese día, pero ¿qué necesidad tenía de enfrentarse a la comunidad para defender su "derecho a hacer lo que queira"? El tipo queda como un cretino, y el enojo que causó fue justificado. Además, por dios, él y su esposa recibieron un cuarto de millón de dólares cada uno como parte del acuerdo con la universidad. Después de eso fue recibido con los brazos abiertos en la IDW. No se arruinó su carrera. Y tampoco me parece muy de izquierda, ni siquiera moderada. Es sólo otra anécdota encaminada a alimentar la narrativa de "las universidades son un hervidero de radicales" que asustan a los despistados. Tampoco veo cómo conocer el caso me hará entender la reacción de los escépticos a mi texto anterior.

Por último, como le dije, su "refutación matemática" del concepto de interseccionalidad no tiene ni pies ni cabeza. Es un Dunning-Kruger de manual, señor. De verdad, deje de hacerlo, queda en ridículo.

Saludos.

Maik Civeira dijo...

Joseph, gracias por leer y comentar. ¿Qué te puedo decir? Soy de izquierda, creo que nunca lo he ocultado. Pienso que, a nivel de ideales, sí: izquierda buena y derecha mala. Porque la derecha tiene como eje la preservación de las estructuras de poder y los privilegios, mientras que la izquierda tiene como eje la liberación del ser humano en igualdad. A nivel de personas, no; hay idiotas, fanáticos, miserables y gente decente tanto en la una como en la otra.

Yo procuro criticar la mezquindad, el fanatismo, la irracionalidad y la injusticia donde la detecto. Si te parece que hay casos que mi sesgo me está impidiendo ver, tus apuntes serán bienvenidos. Casos concretos, por favor, no generalidades tipo "te falta autocrítica", que puede ser cierto, pero es más productivo si añades "respecto a esto...".

Ahora bien, estamos viviendo una época de radicalización hacia la derecha, con gobernantes cuasi fascistas en el poder, con conspiranoias de extrema derecha pasando al discurso político común. No creo que hoy sea una equivalencia legítima tanto en la extrema izquierda como en la extrema derecha; una de ellas está gobernando naciones, es dueña de medios de comunación, y está bloqueando esfuerzos para luchar contra el cambio climático y la desigualdad. Los nazis están matando gente en la calle, vamos. Es que no hay punto de comparación. Mi tiempo y atención son limitados, así que tengo que escoger muy bien mis objetivos. Así que sí, escojo criticar a la derecha porque me parece más urgente.

Pero de nuevo, agradezco tus comentarios y tu atención.

Alexander Strauffon dijo...

Joseph_l182 y Luis Fernando Areán: les aconsejo que no pierdan su tiempo intentando razonar. Cuando alguien en vez de pronunciarse por la lógica y la razón lo hace por X espectro ("es que yo soy de izquierdas", etc) es alguien a quien no le interesan los hechos, a menos que sea para torcelos a voluntad y según favorezca a su ideología. Por eso ven a este individuo diciendo cosas al estilo "es que sí, hay alguuuunos malos dentro de las filas de la izquierda y los progres y SJW, peeeero miren que malitos son los de la derecha, si si si, la derecha es peor".

Maik Civeira dijo...

Lo que decía: hablar en abstracciones y no en concreto. ¿Cuáles hechos no me importan? ¿Dónde fallo en aplicar la lógica? Quién sabe. Uno sólo invoca a los hechos y la lógica de forma tan ritual como diciendo "Dios está de nuestro lado", y ya cree que tiene la razón y los demás quedan descartados.

Jolex41 dijo...

"la discusión no se trataba de cuáles son los hechos, sino de cuál es el bando en el que me debo posicionar".

Tal cual, es el grano. Yo por eso ya no tengo identidad política. Antes me consideraba de izquierda, pero ahora para ser parte del club pareciera que debo tomar posturas con las que no estoy de acuerdo. Me siento excluido. De la derecha y del centro ni hablar. Creo que soy ecléctico y ya. Además hay algo sicológico en mi rechazo al Woke, siendo hombre y de piel clara, según esta ideología, prácticamente no puedo tener opinión legítima de nada. Solo puedo aplaudir y callar. Me gusta opinar, por eso me salí de la religión. Es algo paradójico viniendo de la izquierda, que por mis características fenotípicas se me crea incapaz de hablar con legitimidad política de ciertos temas.

Lo que dices de Lindsay me recuerda a la discusión de si Chumel era o no racista. Osea, el güey no es de izquierda pero tampoco es neonazi. Muchos de quienes lo criticaban en twitter ni siquiera habían visto un solo capítulo de El Pulso de la República o de su serie en HBO, que ya quitaron. Yo dejé de entrar a Twitter hace seis meses porque no lo aguanto. Solo hago bilis.

Sobre lo que dices de como la derecha se aprovecha de los excesos de la izquierda para armar desmadre, busca los reportes de la Unión Europea sobre la injerencia de los medios rusos como RT en Europa. Rusia ha estado divulgando actos de woke a propósito para polarizar nuestras sociedades.

VaneMahe dijo...

Muy interesante tu artículo manito, nada más que alguna vez me exhibiste en tu muro de fb sin conocerme nada más porque me contradije en mis posturas, “me contradije” porque de ambas publicaciones que compartí puse un mensaje muy escueto y asumir que me contradije fue hacer demasiada interpretación.
No tengo idea de porque te era importante ponerme como ejemplo o exhibirme aunque no utilizaras mi nombre, pero siempre pensé justo eso, que te daba cierto sentido de superioridad tildar a gente como yo (y como yo me refiero a personas encontrándose y en búsqueda de sus ideas) de inferiores para quedar bien con tus fans y que te hicieran fiesta.
En fin, el otro día leía de nietzsche y sobre el gran pensador que fue, cómo atribuía el valor de los seres humanos a su responsabilidad personal y su capacidad más allá de su contexto y cómo al final del día el genio en su día a día era un dependiente de las mujeres que lo atendían y un quejoso de sus circunstancias.

Leer tu artículo me hizo pensar en eso que leí acerca de él y me sentí muy tentada a juzgarte, a final de cuentas yo me acerqué a ti buscando contrastar mis ideas de centro que tienden un poco a la izquierda, me acerqué con apertura a revisar qué cosas nuevas podía encontrar, justamente eso hace que mis ideas siempre parezcan contradictorias, constantemente nueva información puede dejarme más dudas acerca de dónde estoy parada. La verdad me contradigo bastante seguido, pensándolo bien. Pero en tus redes encontré en ti y en un montón de seguidores gente dispuesta a atacarme por pensar ligeramente diferente a ustedes, a menospreciar lo que sé y asumir en nivel de mis conocimientos o la falta de ellos.

Digo, tú también tienes derecho a estar en tu proceso de reflexión, yo afortunadamente fui encontrando otros lugares más abiertos y nuevas fuentes de información pero me parece curioso tu artículo porque pienso que justamente yo soy ese público al que te refieres, una izquierda muy tibia o moderada a la que intentaste arrasar con aires de superioridad.

Te juro que no te digo nada de esto con ningún mal afán, jaja, está buena tu reflexión, solo espero que cuando otras personas de filosofías más tibias o moderadas se les acerquen hagas y hagan honor al artículo manitos, tienen peores enemigos que la gente que aun se está entendiendo y la gente que aun se está entendiendo puede ser igual de preparada e inteligente y no por ello estar completamente definida.

Saludos

Maik Civeira dijo...

Hola, Vane:

Gracias por leer y comentar. ¿Sabes qué? Tienes razón. Eso de aquella vez fue un acto impulsivo y nada bien pensado, fue juzgarte con dureza sin conocerte. Por favor, acepta mis disculpas.

"tienen peores enemigos que la gente que aun se está entendiendo y la gente que aun se está entendiendo puede ser igual de preparada e inteligente y no por ello estar completamente definida"

En eso también tienes toda la razón.

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA
Haz click para conocer la historia