lunes, 8 de abril de 2019

¡El poder de Shazam!



Este fin de semana fui a ver Shazam!, la más reciente entrada en el Universo DC (el cual amo profundamente aunque lo mainstream sea ser marvelita). Como hacía mucho tiempo que no veía una peli en su semana de estreno, por primera vez en años podré reseñar una película mientras todavía sea relevante.

Iniciemos con una reseña histórica, una rápida explicación de por qué el héroe que ustedes, bola de neófitos, conocen como Shazam en realidad se llamaba Capitán Marvel, aunque fuera de DC; cómo la que ustedes conocen como Capitana Marvel se llamaba Miss Marvel, y sí es de Marvel, y todo ese desmadre:




Para los que sí tienen vida sexual, Shazam! trata de un chavito huérfano, Billy Batson, medio gandalla pero valeroso, que poco después de ser adoptado por la familia más diversa y multiculti de las viñetas, es elegido por el hechicero Shazam (que en el original era un viejito tipo Merlín, en New 52 era un chamán aborigen australiano, y ahora es Djimon Houson), el último del Concejo de Magos, para defender al mundo de las amenazas mágicas. Así, al gritar la palabra mágica “Shazam”, Billy se convierte en un doppelgänger mágico de Superman, con más o menos las mismas habilidades que el Azulote, pero con traje rojo y poderes de origen místico (lo cual, dicho sea de paso, le da una ventaja sobre Supes, quien es vulnerable a la magia): la sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, la valentía de Aquiles y la velocidad de Mercurio.

Porque estoy viejo y por los lulz, en esta reseña me voy a referir al superhéroe como Capitán Maravilla. Los cómics de este personaje siempre se caracterizaron por ser coloridos, de tono alegre y con aventuras muy extravagantes. Incluso la encarnación New 52 de Geoff Johns, con un tono más grimdarkserious, conservaba mucho de ese ángel. La presente película se basa precisamente en ese arco argumental. Si la leyeron, nada les va a sorprender: hasta la escena mid-créditos está sacada de ahí. Lo agradezco, porque es una buena historia.



Lo que hace Johns en ese cómic, y lo que hace esta película de David F. Sandberg, es darle mayor realismo al personaje de Billy Batson: de ser un niño modelo que no rompe un plato, a un adolescente de buen corazón, pero que se ha endurecido por una vida difícil en la orfandad y el circuito de familias adoptivas en Estados Unidos (que, tengo entendido, es una cosa espantosa).

Shazam! nos muestra el tipo de cosas que en verdad haría un adolescente si de pronto se viera en el cuerpo de un superhéroe adulto: no ir a luchar por la verdad y la justicia, sino vengarse de los bravucones de la escuela, apalear delincuentes con una sonrisa, alardear de sus poderes ante el público y obtener beneficios de adultez como comprar cerveza o entrar a un bar de strippers.

Eso también significa que nuestro Billy tendrá que seguir una curva de aprendizaje para convertirse en un verdadero héroe y no sólo un fortachón con mallas. Ello implicará reconocer que no puede hacerlo todo solo y que necesita de una familia que lo apoye. El amor familiar, que se puede construir entre personas que no tienen lazos de sangre (cuando incluso nuestros consanguíneos son capaces de abandonarnos), es uno de los temas centrales de la cinta, y la Familia Marvel, uno de sus elementos mejor logrados.



Mientras más pasa el tiempo, más soy fan de las películas de Zack Snyder, pero es claro que el tono desenfadado y chabacano al estilo Marvel es lo que le está funcionando a DC, y no las pretensiones intelectuales y los dilemas filosóficos que planteaba el Snyderverse. Ni modos, es lo que le gusta a los normies y pues ellos son los que tienen el dinero para comprar boletos.

De todas formas, Shazam! no podía ser otra cosa que una película ligera y divertida, y en ese sentido es estupenda (aunque, a mi gusto, el humor se pasa de bobo en ocasiones). Por otra parte, no está exenta de momentos bastante oscuros y hasta siniestros: los Siete Pecados quedaron perronsísimos. ¿Lo mejor de todo? Angel Asher y Jack Dylan Grazer como Billy y Freddy. Tienen un montón de química y son súper carismáticos.

Es una peli que me habría encantado ver a los 12 años; me hizo sentir como el escuincle noventero que veía Jumanji y esa clase de cosas. Las reacciones de chavitos con los que he platicado dan cuenta de que salieron todavía más extasiados.

Pero como lo que más me gusta es despotricar, aquí están mis quejas mamonas sobre la peli, de la menor a la mayor…



3.- El doctor Thaddeus Sivana es el clásico científico loco pelón de los cómics, antecediendo a Lex Luthor (además, Luthor originalmente no era calvo). Su rollo es básicamente que odia la magia porque no puede acceder a ella y usa su ciencia demente para combatir al Capitán Maravilla. Las descabelladas invenciones de Sivana son parte del encanto de los cómics de Shazam!

Pero en la peli casi no vemos a Sivana en su faceta de científico loco. Casi desde un inicio obtiene el poder de los Siete Pecados Capitales y se convierte en alguien capaz de volar y devolverle los trancazos al Capitán Maravilla. O sea, si Black Adam va a salir en la segunda parte, sus habilidades serán las mismas: volar y dar tortazos. Eso como que le quita lo especial a Sivana.



2.- El pobre Sivana fue traumatizado de niño por su familia abusiva; de ahí surge un interesante paralelismo con su némesis: uno tenía una familia biológica que lo excluía y el otro tenía una familia adoptiva que le dio amor. Pero el pequeño Thaddeus también fue tratado injustamente por el Mago, que en su afán de encontrar a una persona de corazón completamente puro (algo imposible, porque todos los humanos somos falibles), aterrorizó a quién sabe cuántas personas, incluyendo al joven Sivana. Lo que le pasó a Thad es una tragedia y en algún momento la culpa del Mago y su obsesión con la pureza moral deberían haber sido abordadas. Pero nunca se hizo; el Mago ni siquiera pareció entender su error, mucho menos haberse arrepentido. Si el mago hubiera mostrado algo de contrición ante Sivana, la cosa habría sido más interesante.



1.- No me creo que el Billy Batson de Asher Angel y el Capitán Maravilla de Zachary Levi sean la misma persona. O sea, me cuesta mucho pensar que Billy está en el cuerpo de ese grandulón. Es que Angel retrata a su Billy como un chico de pocas palabras, astuto, audaz y maduro para su edad; Levi retrata a su Capitán como un fanfarrón parlanchín bastante bobo y torpe que gesticula en exceso. Los dos actores debían haber entrenado juntos hasta tener la misma forma de hablar y el mismo lenguaje corporal; que parecieran la misma persona en dos cuerpos distintos. No se logra y creo que ése es el punto más flaco de la película. El Capitán Maravilla y Billy Batson son dos personajes completamente aparte.

No me digan que no era posible: cuando Adam Brody se presentó como el Capitán Maravilla Junior (¡voy a usar los nombres clásicos, aguántense!), se nota que en sus gestos y su forma de hablar estaba imitando lo más fielmente al Freddy del joven Jack Dylan Grazer. Lo mismo pasa con el personaje de Darla, y sus versiones infantil y adulta, respectivamente interpretadas por Faithe Herman y Meagan Good.

Y ya. Sigo esperando la edición de Zack Snyder de Justice League. Culeros.



PD: Siempre me ha hecho ruido que, entre dioses y semidioses helénicos, dos de ellos se presentaran con sus nombres latinos (Hércules y Mercurio, en vez de Heracles y Hermes). Pero lo que no me cuadra para nada es que entre ellos esté un rey hebreo, Salomón. ¿Acaso el hijo de David se codeaba con los dioses del Olimpo cuando decidieron otorgarle sus poderes al mago Shazam? ¿No es como blasfemo ese pedo? ¿Yahvé no se molesta con Salomón por eso? Meh, ya sé que es un personaje inventado en 1940 y que sus creadores ni repararon en la contradicción, pero me gustó más cuando en New 52 cambiaron a los dioses por otros que quién sabe quiénes son, y entonces si algo no cuadra, pues ni importa.

3 comentarios:

Verreaux dijo...

Tarde en descubrir cual era el encanto de la cinta, es el siperheroe visto desde la optica de un niño, algo que ni marvel ah hecho, por eso no me importo que tuviera cosas bobas, creo que dc encontro la formula de su exito al ver esta cinta y el trailer de joker, sus personajes y obras se pueden permitir mas independencia a diferencia de marvel cuyo universo no permite mucha libertad creativa a guionistas y directores, aqui podemos tener lo ligero y familiar y lo mas oscuro y serio.

Maik Civeira dijo...

Así es. Aunque tengo entendido que la del Joker no formará parte del DCEU.

Verreaux dijo...

No y creo que el dceu en si ya no existe siendo el futuro cintas en solitario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails