Leyendas para iniciarte en la fantasía heroica - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

viernes, 2 de julio de 2021

Leyendas para iniciarte en la fantasía heroica

 

 

Hola, habitantes de Midgard. En esta ocasión les quiero platicar un libro muy especial, que se ha vuelto legendario en sí mismo. Se trata de Legends, una antología editada en 1998 por el veterano de la ficción especulativa Robert Silverberg, y que reúne novelas cortas de algunos de los autores más célebres de la literatura fantástica a finales del siglo XX.

 

La idea detrás del compendio resulta muy interesante; todas las novelas se sitúan en alguno de los mundos creados por sus autores y forman parte de las sagas y series más famosas creadas por ellos. Pero son originales escritas específicamente para la antología y, en la mayoría de los casos, son autocontenidas y no es necesario conocer las otras obras para entenderlas o disfrutarlas. Así, Legends funciona como una introducción a las obras y los mundos creados por once de los maestros de la fantasía heroica moderna.

 

El volumen inicia con una muy oportuna introducción de Robert Silverberg. Un poco el eterno lamento de cómo la fantasía ha sido siempre denostada, nunca considerándosele “literatura seria”. Esto ha cambiado en los últimos años, gracias a nuevas generaciones que crecieron con aquellos materiales y han empujado por darles un lugar. Pero en aquel entonces, y todavía cuando yo estudié la licenciatura en Letras, no era muy bien visto dedicarle mucho pensamiento a Isaac Asimov o J.R.R. Tolkien.

 

Silverberg nos recuerda que la fantasía ha formado parte de la creación humana desde un principio, como podemos apreciar en obras tan antiguas como el poema de Gilgamesh y las epopeyas de Homero. La fantasía tiene sus raíces en aquella literatura épica, así como en las leyendas y mitología de todas las épocas.

 


Después de un rápido recorrido por estos orígenes, pasa por los clásicos decimonónicos de autores como Mary Shelley y Lewis Carroll. Luego vino la era del pulp con escritores como Robert Howard y H.P. Lovecraft, y más adelante, la edad dorada de las revistas de ciencia ficción. En aquel entonces este género tenía mucho más prestigio y popularidad que la fantasía, que apenas encontraba espacios para ser publicada.

 

Todo cambió con la aparición de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, especialmente cuando se hicieron ediciones accesibles para todo público a principios de los 60. Una generación completa bebió profusamente de la obra del maestro y se inspiró en ella para imitarla, desarrollar sus ideas o deconstruirlas. Otro hito fue la aparición de la serie Adult Fantasy, de Ballantine Books, a finales de la misma década, que permitió al público conocer los trabajos de otros grandes autores del género, tanto contemporáneos como clásicos.

 

Todo esto llevó a un boom de la fantasía que se dio en la década de los 80, tanto en el papel como en el celuloide, que dio a conocer un montón de nuevos talentos a un público ávido de historias de magia, monstruos, dioses, dragones y profecías. Y así llegamos a esta antología, que sirve como la perfecta introducción al panorama del género de la mano de algunos de los autores más relevantes a finales del siglo XX.

 

La mayoría de los mundos siguen el modelo de Tolkien, con escenarios pseudomedievales, mapas inventados, sociedad feudal, clero de hechiceros, criaturas como elfos, goblins o razas equivalentes, etcétera. Pero no crean por eso que son todas derivativas y poco originales. De hecho, una de las cosas que más gratamente me sorprendieron fue descubrir que, aunque los escenarios eran similares, las historias que los autores narran pueden ser muy diversas y variadas, tanto en estilo, como en tono, enfoque y calidad.

 

Para que ustedes puedan conocer un poco de todo esto, ya sea que se animen a leer las obras o nomás encuentren útil tener las referencias, quiero describirles cada uno de los mundos imaginarios en los que se desarrollan y darles una reseña rápida de cada novela. ¡Comencemos con la magia!

 

THE LITTLE SISTERS OF ELURIA
(The Dark Tower)
De Stephen King

 


Esta es la novela que más sobresale porque es muy diferente a todo lo demás: nada que ver con paladines, dragones y hechiceros. El mundo es una especie de weird west, una tierra imaginaria basada en el Viejo Oeste, excepto que monstruos y milagros son comunes aquí. Nuestro protagonista es conocido simplemente como el Pistolero, un personaje inspirado en las películas clásicas de Clint Eastwood.

 

Por alguna razón desconocida, él está en busca de la titular Torre Oscura, un edificio gigantesco que además es una entidad que viaja entre realidades. En su búsqueda visita muchos lugares extraños y conoce a personajes variopintos.


 


En The Little Sisters of Eluria, el Pistolero queda atrapado en un pueblo minero fantasma, cuyos únicos habitantes sobrevivientes se han convertido en una suerte de zombis mutantes radiactivos. Estos trabajan para una siniestra hermandad de seres que parecen monjas, excepto que son como vampiros o brujas que absorben la energía vital de sus víctimas. Pero tampoco son vampiros comunes, porque comandan a unos escarabajos carnívoros y ellas mismas tienen algo de insectoide.

 

Sé cómo suena esa descripción. Es rarísimo, como todo lo que hace Stephen King cuando dejar volar su imaginación. Más que fantasía, es weird fiction de la más bizarra. Me gustó la novela, por su originalidad y porque, obviamente siendo un trabajo de King, maneja con maestría todo lo siniestro y angustiante. Se nota aquí al brillante escritor que nos dio Misery, aunque ahora con algunos ecos de Adiós a las armas de Ernest Hemingway. En fin, combinaciones extrañísimas.

 

THE SEA AND THE LITTLE SISTERS
(Discworld)
De Terry Pratchett

 

Una tierra plana sostenida por cuadro elefantes que a su vez se asientan sobre el caparazón de una tortuga que navega por el cosmos. Se trata de un mundo en el que la magia es cosa de todos los días y en el que coexisten una multitud de reinos inspirados en el antiguo Egipto el Imperio Azteca, la Italia del Renacimiento, la Inglaterra Victoriana, etcétera.

 

Aquí ser bruja es una profesión como cualquier otra, y no hay bruja más poderosa que Granny Esmeralda Weatherwax. Granny es una persona recta, pero no es amable ni gentil. No pierde el tiempo con falsas modestias y no finge que la gente le agrada. Hace lo que considera justo y necesario, aunque eso no sea siempre del gusto de los demás.

 


Granny siempre gana el torneo anual de brujería, dejando a las demás frustradas. En esta ocasión, un grupo de brujas fufurufas, encabezadas por el equivalente brujeril de la señora rica metiche del vecindario, se atreven a pedirle a Granny que no participe en concurso. La insolencia sacude a nuestra heroína. ¿Qué hará al respecto? Eso está por verse.

 

Éste fue uno de mis relatos favoritos. Ya me habían recomendado la serie de Discworld, sobre todo por el ingenio de Terry Pratchett, quien da un giro cómico al por lo regular solemne género de la fantasía heroica. The Sea and Little Fishes es una novelita encantadora, llevada sobre todo por la cautivante personalidad de su protagonista.

 

DEBT OF BONES
(The Sword of Truth)
Terry Goodkind


Ésta es la historia más típicamente fantástica en el escenario más típicamente fantástico. Tenemos el mundo pseudomedieval, un reino bajo el asedio de fuerzas oscuras, una orden clerical de magos y brujas que tratan de protegerlo, un macguffin del que depende el destino de todo… Sin embargo, eso no quita que me haya parecido muy buena y entretenida.

 

Ésta es la historia de Abbey. Su madre fue una hechicera, pero ella carece de poderes, por lo que creció como una campesina normal. Durante la invasión por parte de las fuerzas del mal, su aldea fue arrasada y su esposo e hijo tomados prisioneros. Por eso ahora ella viaja a la capital del reino para entrevistarse con el Primer Mago, Zorander, quien tiene una deuda mágica con la difunta madre de Abbey.

 


El relato está narrado desde el punto de vista de la joven, por lo que todo ese mundo de gobiernos y poderosos hechiceros es ajeno e incomprensible para ella, como lo es para el resto de la gente común en esta realidad maravillosa. El autor sabe muy bien atrapar la atención de sus lectores desde un principio, así como manejar el misterio y el suspenso a lo largo de toda la narración. Al final nos regala un clímax épico.

 

Dado que la saga es larguísima, no se me antojó mucho leerla toda, además de que supe que Goodkind luego se volvió randroide y empezó a meterle propaganda libertariana a sus novelas (triste destino de muchos frikis). Pero esta novelita se disfruta muy bien en sí misma como una maravillosa pieza de evasión, y no requiere de más choro.

 

GRINNING MAN
(Tales of Alvin Maker)
De Orson Scott Card


Del afamado autor de El juego de Ender llega esta serie fantástica, una de las pocas que no se ambientan en un mundo de inspiración tolkeniana. En vez de ello, el autor nos transporta a inicios del siglo XIX, a una Norteamérica en la que la Independencia de las Trece Colonias nunca tuvo lugar. En cambio, los territorios de lo que hoy son el este de los Estados Unidos están divididos entre diferentes potencias coloniales y entidades independientes.

 

Ah, y además existe la magia. Pues tras el desarrollo de la Revolución Científica y la Ilustración, la magia va perdiendo terreno en Europa y muchos de sus practicantes emigran al Nuevo Mundo en busca de libertad y oportunidades. Esta realidad alterna se inspira no sólo en la historia de los Estados Unidos, sino en su folclor, leyendas y supersticiones.

 


Nuestros protagonistas son el Hacedor Alvin Miller y su aprendiz Arthur Stuart, que caminando por el bosque se topan con nada más ni nada menos que el legendario montaraz Davey Crockett (muchos personajes históricos o sus contrapartes fantásticas aparecen en la serie) sosteniendo un duelo de gestos agresivos con un oso. Poco después, los héroes llegan a un pueblo de aldeanos desconfiados, en donde un molinero tramposo estafa a los campesinos.

 

Algo que me gustó mucho de este relato, y lo mismo con el de Pratchett, fue que, aparte de que tiene mucho humor inteligente, su autor escogió enfocarse no en los aspectos más épicos de luchas entre el bien y el mal, sino en episodios más casuales en la vida de sus personajes. Eso nos permite echar un vistazo a la vida cotidiana de los mundos fantásticos, además de que constituye una lectura al mismo tiempo entretenida y relajante.

 

THE SEVENTH SHRINE
(Majipoor)
De Robert Silverberg


Aquí tenemos un planeta, Majipoor, colonizado por humanos, que redujeron a sus habitantes nativos a la marginación y los aislaron en reservaciones. Los humanos están gobernados por un Pontífice que vive en una ciudad subterránea colosal, conocida como el Laberinto, y por Coronal, que vive en la cima de la gigantesca Castle Mount. La saga inicia cuando los nativos, llamados cambiaformas (porque, duh, pueden cambiar de forma), secuestran al joven Coronal Valentine y lo suplantan con un impostor.

 

Esta novela breve se ubica en tiempos en los que Valentine ya ha recuperado el trono y se ha convertido en Pontífice, después de una guerra contra los nativos. Como supremo gobernante de Majipoor, viaja a las ruinas de una antiquísima ciudad de los cambiaformas, para investigar el horrible asesinato de un arqueólogo nativo.

 


Ésta es la narración que menos me gustó de toda la antología. Además del tonito colonialista que no ha envejecido nada bien, la novela carece de conflicto e intriga. Básicamente, nuestro héroe resuelve el caso hablando con la gente hasta que alguien le dice que fue lo que pasó. Supongo que a los fans de la saga les interesaría esta exploración del lore, porque se habla mucho de la historia antigua de esa ciudad. Como yo no tenía antecedentes de este mundo, no podría haberme importado menos.

 

Mala suerte para el antologador del volumen, porque este texto nació de su pluma. Robert Silverberg es uno de los autores contemporáneos más prolíficos de la ciencia ficción y la fantasía, con decenas de libros a su nombre. Pero parece que su mejor contribución fue reunir trabajos de autores que lo superaron por mucho.

 

DRAGONFLY
(Earthsea)
De Ursula K. Le Guin
 


Éste es una de las mejores novelas de la colección; excelente, como todo lo que le he leído a Le Guin, una de las grandes maestras del género. Se ubica en el mundo oceánico de Terramar, formado por una multitud de islas agrupadas en archipiélagos rodeados de un océano inexplorado. Aquí viven dragones, a veces sabios mentores, a veces terribles.

 

Aquí la magia es cosa común, y casi cada aldea tiene una bruja o curandero. Pero la jerarquía mágica está en manos de una orden de magos que excluyen por completo a las mujeres. Vamos, que siendo una obra de Le Guin podemos esperar planteamientos que implícitamente retan los roles de género...

 


Nuestra protagonista es Dragonfly, la hija de un aristócrata venido a menos, a quien una bruja le augura un gran destino. Con su madre muerta y su padre consumido por el alcoholismo, ella ha crecido como una silvestre, corriendo entre los campos, jugando con los animales y trabando amistad con la gente del pueblo. Los demás la consideran rara, salvaje, demasiado alta y fornida para una señorita, pero hermosa a su manera.

 

Por otro lado está Ivory, un joven y jactancioso mago, al servicio de una familia vecina. Dragonfly sueña con estudiar en Roke, la academia donde se forman los magos. Ivory le promete ayudarla a llegar ahí y ser admitida, pero en realidad sus intenciones con ella no son tan nobles.

 

Esta novela breve es un gran ejemplo de maestría narrativa. En pocas páginas, la autora logra crear personajes redonditos, plantear situaciones intrigantes y luego solucionarlo todo en un clímax más que satisfactorio, y sin jamás perder el ritmo.

 

BURNING MAN
(Memory, Sorrow and Thorn)
De Tad Williams
 


Ésta fue la mayor y más grata sorpresa del libro. Ya esperaba cosas buenas de Le Guin y de Martin, a quienes ya conocía y cuyas famas los preceden. Pero no sabía que me toparía con una novela tan buena de un autor de quien nunca había escuchado hablar. Al final, se convirtió en una de mis favoritas de la colección.

 

El escenario es, una vez más, el estándar de fantasía pseudomedieval. Tierra imaginaria con todo y mapitas, sociedad feudal, hasta elfos. Pero Williams escogió relatarnos aquí algo completamente original. Narrada en primera persona por una anciana, nos presenta la historia de su adolescencia, su primer amor, la pérdida de su madre y la vida en el ruinoso castillo de su padrastro, un noble en el exilio.

 


El escenario parecería indicar los clásicos clichés, pero créanme que les digo que los subvierte todos. Breda, la protagonista, es ingenua en un inicio, pero sus experiencias le enseñan que la vida no es como en las baladas de los bardos. Lord Sulis, su padrastro, es un hombre frío y distante, pero benévolo, y su carácter se debe a las tragedias que ha vivido.

 

En este mundo de Osten Ard existe una religión monoteísta, basada en la creencia en un Mesías que murió en un árbol, y cuyo culto está en manos de una Iglesia organizada y jerárquica. Es decir, es cristianismo en todo, menos en el nombre, pero es un cristianismo que coexiste en un mundo en el que hay magia y razas parecidas a elfos y trolls. Lord Sulis es un hombre que ha perdido la fe y que está en busca de respuestas. Es este viaje, al que arrastra a su hija adoptiva, el que mueve la trama.

 

Aunque es un poco lenta en las primeras páginas, conforme avanza se va poniendo más y más intrigante, y cerca del final lo que parecía una anécdota de fantasía ordinaria termina en clímax que roza el horror cósmico. La recomiendo muchísimo.

 

THE HEDGE KNIGHT
(A Song of Ice and Fire)
De George R.R. Martin


Éste probablemente sea el mejor texto de toda la colección. Si conocen a Martin por las novelas de Canción de Hielo y Fuego o por la serie de Game of Thrones, ya tienen una idea de qué esperar. ¿Pero saben algo? Creo que esta novela me gustó más. Aquí tenemos a Martin en su buena época, cuando su narrativa sorprendía a propios y extraños, antes de que sus tramas, subtramas y recontratramas innecesariamente complicadas se le fueran de las manos como fuego valirio. Aquí sabe con claridad lo que está haciendo y hacia donde quiere llegar; está más enfocado y no se va por las ramas. Además, resulta mucho menos oscura y deprimente que la saga que lo hizo famoso.

 

The Hedge Knight se ambienta en Westeros, un continente que vive como en la Inglaterra medieval. Nuestro protagonista es Duncan, un joven alto y fornido, recién ordenado caballero andante por su difunto mentor. Los caballeros andantes son pobres; su única propiedad son sus armas y sus caballos, y vagan de un lugar a otro poniéndose al servicio de los señores feudales que los vayan necesitando.

 


Duncan está quebrado; su única esperanza de sanear sus finanzas y ganarse la vida decentemente es triunfar en un torneo de caballería que tendrá lugar. En su viaje se le une Egg, un joven pícaro que desea ardientemente convertirse en escudero. Todo parece pintar bien hasta que nuestro héroe causa la ira de un joven príncipe. Entonces la cosa se complica.

 

Bien escrita, bien estructurada y bien narrada, ésta es una novelita que se disfruta de principio a fin, y que tiene muchos giros, sorpresas y emociones. Si tienen oportunidad de leerla, no la dejen pasar.

 

RUNNERS OF PERN
(Dragonriders of Pern)
De Anne McAffrey


Puede ser que venía de leer tres novelas excelentes (las tres mejores del libro, a mi parecer) cuando caí en ésta, pero el caso es que se me hizo tan anodina que tuve que forzarme a terminarla de leer.

 

Se ubica en el mundo extraterrestre de Pern, colonizado por humanos cientos de años antes, pero que había revertido desde entonces hasta convertirse en una sociedad, adivinaron, medieval. Sólo que allí montan dragones y éstos además pueden hacer cosas como teletransportarse y viajar en el tiempo.

 


Pero ésta no es una historia de dragones, sino una historia de corredores. Estos son mensajeros que literalmente corren de un lugar a otro. Provienen de familias dedicadas a ello y por eso han desarrollado, gracias a la selección artificial, características como ser altos, zancudos y delgados, todo lo que los hace capaces de correr sin cansarse durante horas y a través de largos kilómetros.

 

Miren, la novela empieza muy bien, contándonos la historia de Tenna y sus inicios en el oficio de corredora. Se me hizo muy interesante que una pieza de literatura se enfocara directamente a describir cómo sería una profesión inexistente, con todos sus gajes y detalles. El problema es que luego parece que la autora ya no sabe qué hacer y mete a su heroína en una “aventura” de romance juvenil sin conflicto ni tensiones, en la que las cosas nada más van pasando una detrás de otra y todo acaba bien.

 

Tan inverosímil me parecía que lo que estaba leyendo fuera todo, que empecé a imaginarme que nada era lo que aparentaba y que los personajes estaban guardando un oscuro secreto. Pero no; la trama es completamente lineal y sin sorpresas.

 

WOODBOY
(The Riftwar Saga)
Reymond E. Feist


El mundo en el que transcurre esta novela es tan típico de la fantasía que de hecho su autor lo concibió como parte de una campaña de Calabozos y Dragones que jugaba con sus amigos. Bueno imagínense el nivel de ñoñez. Sin embargo, la novelita me pareció bastante buena.

 

La saga principal va de una serie de guerras de invasión contra el mundo de Midkemia, con ejércitos que provienen de otras dimensiones, instigados por una fuerza malévola que acecha más allá de la creación. Pero, como Como Williams en Burning Man, aquí Feist decidió contarnos una historia más pequeña, lejos de los escenarios épicos-cósmicos.  



La novela trata de un pequeño feudo ocupado por tropas enemigas y de cómo cambia la vida de un muchachito que forma parte de la servidumbre local. El chico tiene que aprender a sobrevivir ante la presencia de estos extranjeros que parecen aterradores, al mismo tiempo que entra a la adolescencia y desarrolla una enamoramiento inocente hacia la hija del señor del castillo, tan prisionera cómo él dentro de los límites del feudo.  


Breve, pero interesante por el punto de vista desde el cual se narra: el de una persona común y corriente en un rincón de un mundo que está peleando una guerra de escala cósmica. Resulta un relato muy bien armado con un tercer acto lleno de suspenso y sorpresas. Vale la pena checarlo.

 

NEW SPRING
(The Wheel of Time)
De Robert Jordan


Mundo medieval, príncipe en el exilio, orden de brujas poderosas, las fuerzas de la Oscuridad acechando sobre la raza humana. Los protagonistas son Lan Mandragoran, el último heredero al trono de un país arrasado por los ejércitos de las sombras, y Moraine, una Aes Sedai, o bruja con poderes elementales. Uno quiere reunir a su gente para reconquistar su reino, mientras la otra está en busca de una hermana traidora que habría sido seducida por el mal.

 

Miren, no sé si es que estaba cansado después de leer las otras diez novelas y que ésta es la más larga del volumen. Quizá es que se vuelve difícil acordarse de cada cosa cuando tantos mundos son altas fantasías pseudomedievales tan parecidas entre sí, pero hay que tener en cuenta cuáles son los detalles que los distinguen unos de otros.

 


Quizá es que la serie de La Rueda del Teimpo es larguísima y que Robert Jordan decidió que su colaboración para esta antología sería una precuela de la saga principal y no una historia independiente y autoconclusiva. Puede ser que para un relato que debía ser breve hay demasiadas subtramas y personajes, además con nombres muy similares (Moirane y Merean, Sierin y Siuan).

 

El caso es que me aburrió y me costó trabajo terminarla. Imagino que a los fans de la saga les emocionará saber cómo se conocieron dos de los personajes principales de los primeros libros. Para mí, todas sus andanzas fueron de muy poco interés, y siento que dieron muchas vueltas antes de llegar a la confrontación final (ésta sí muy bien escrita).

 


Cuando leo antologías como ésta me doy cuenta de lo poquísimo que conozco de géneros literarios completos. Más joven leí con avidez a Tolkien y también devoré los libros de Harry Potter; intenté con Las Crónicas de Narnia, pero me parecieron demasiado ñoñas. Años después me quedé prendado de Canción de Hielo y Fuego. Con estas lecturas pensé que estaba a poco de terminar con la fantasía heroica al estilo clásico y que casi todo lo demás debía ser repetitivo y poco original. Esta colección me demostró cuán equivocado estaba y que de hecho ésta es un área llena de sorpresas que vale la pena explorar.

 

Existe una segunda colección de la serie, Legends II, además de un equivalente para novelas de ciencia ficción, Far Horizons; quizá las lea en los años por venir. Si les interesa conseguir este volumen, cuiden que sea una edición completa, pues existen otras en las que se dividió en dos o hasta tres volúmenes (por cuestiones de costos, me imagino). Mientras, aquí seguiremos, explorando los infinitos territorios de este país salvaje llamado Fantasía.



Más contenido relacionado:

No hay comentarios.: