Crossing over / Encuentros extraños IX: Páginas de pulpa - Ego Sum Qui Sum

Breaking

PROFESOR MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

jueves, 8 de diciembre de 2022

Crossing over / Encuentros extraños IX: Páginas de pulpa



¡Saludos, navegantes del multiverso! Estamos de vuelta en esta serie en la que exploramos los crossovers, eventos en los que personajes provenientes de dos o más obras de ficción se encuentran en una misma historia. Hemos visto decenas de historias diferentes hasta ahora, muchas de ellas muy buenas, algunas muy extrañas, otras tantas muy curiosas. Ahora toca revisar las aventuras de algunos de los héroes más antiguos de la cultura pop.

 

Antes de los Hombres-X, antes de Spider-Man, antes de Batman, incluso antes de Superman, muchos héroes enmascarados con habilidades fabulosas corregían entuertos y luchaban contra la injusticia en la literatura pulp, las tiras cómicas de los periódicos y los programas de radio. Les dediqué toda una serie: Los héroes antes de los superhéroes, por si quieren saber quiénes son todos estos personajes antes de adentrarse en sus crossovers.

 

Estos personajes allanaron el camino que después recorrerían los superhéroes. Algunos de ellos mantuvieron su popularidad aún después de sus años dorados, y aunque hoy son menos conocidos que los Vengadores o la Liga de la Justicia, no han dejado de aparecer en las viñetas. En este capítulo los veremos hacer mancuerna con algunos de los superhéroes más populares. Como son muchísimos títulos, lo he dividido en dos partes. Al final incluiré un par de crossovers que debieron haber estado en otros capítulos, pero que descubrí apenas ahora, y de todos modos tratan de personajes pulp. No olviden checar las anteriores entregas de esta serie:

 

Who Knows What Evil…? de Dennis O’Neil, Irv Novick y Dick Giordano (1973): Iniciamos nuestro recorrido con el primer encuentro entre Batman y la Sombra, en la Edad de Bronce de los cómics, que aprecio mientras más la conozco. En este número 253 de la serie regular de Batman tenemos una historia bastante buena, con un Hombre Murciélago humano y no el semidiós que siempre tiene un plan dentro del plan al que nos han acostumbrado. La trama es muy sencilla: Batman está tras la pista de una banda de falsificadores, y su investigación lo lleva de Gotham a Arizona. En el camino se encuentra en diversas situaciones peligrosas y en más de una es socorrido por un aliado misterioso que resulta ser la Sombra. El cómic viene a ser una presentación para la propia serie de la Sombra, que DC empezaba a publicar y que contaba también con la pluma de O’Neil. Al final Batman le dice a la Sombra que siempre lo ha admirado y que fue su principal influencia para ser un héroe, referencia al hecho de que Batman como personaje le debe mucho a este vigilante del pulp.

 

The Night of the Shadow de Dennis O’Neil, Irv Novick y Dick Giordano (1974): Poco más tarde, Batman y la Sombra se vuelven a encontrar en una secuela directa, en el número 259. Aquí nos cuentan cómo es que Batman llegó a admirar a la Sombra, a partir de un encuentro fortuito que tuvo con él, cuando el pequeño Bruce y su padre Thomas se toparon con un asalto a una joyería que fue detenido por el vigilante. Después de esta retrospectiva, Batman investiga el regreso de un maleante de tiempos pasados y la Sombra lo guía de lejitos para ayudarlo a superar un miedo de la infancia que le genera estrés postraumático. La historia está bastante buena, incluso siendo tan corta, y de verdad me gusta que Batman la haga de detective neonoir más que de criatura omnisciente que salva a los multiversos.

 

Spider-Man and Doc Savage de Gerry Conway y Ross Andru (1974): Así como DC tenía los derechos de la Sombra, Marvel consiguió los de Doc Savage. En el número 3 de Giant-Sized Spider-Man nuestro adorado Trepamuros se encuentra con el Hombre de Bronce… Bueno, casi. Como Doc vive en 1936 y Spidey en 1974, lo que sucede es que ambos enfrentan a la misma amenaza a través de las eras. Esto involucra a dos personajes provenientes de un mundo paralelo en el que se vive en el tiempo mientras pasa el espacio. Vaya, son cositas de ciencia ficción pulp bien alocadas, como debe ser. Así que diría que está padre. Curioso: Doc ayuda a un personaje femenino, pero Spidey se da cuenta de que ella es la verdadera villana aquí. Esto es porque en los 30 un caballero como Clark Savage concebiría a las mujeres siempre como damiselas en peligro, mientras que Peter Parker vive en la segunda ola del feminismo y sabe que las morras pueden ser lo que quieran, incluso supervillanas. No es interpretación mía, Spider-Man lo dice tal cual. Como la acción ocurre paralelamente en dos épocas distintas, Spidey y Doc sólo llegan a saludarse a través de una visión al final de la historia.

 

The Thing and Doc Savage de Bill Mantlo y Ron Wilson (1976): El Hombre de Bronce se encontraría con la Mole en el número 21 de Marvel Two-In-One, una línea dedicada a Ben Grimm haciendo mancuerna con otros personajes. Como en la historia de Spidey, esta ocurre en dos tiempos: los 30 y los 70. Me gustó mucho cómo los creadores manejaron aquí la narrativa, con las dos historias contadas a través de líneas verticales de viñetas paralelas que puedes leer de arriba abajo o de derecha a izquierda. En el pasado, Doc Savage tiene que enfrentar a un científico loco que quiere canalizar el poder de un agujero negro; en el presente, Ben y Johnny tienen que detener a su hijo, igualmente enloquecido. Cuando los villanos ponen a andar su dispositivo del mal, el tiempo colapsa y entonces Ben Grimm y Clark Savage pueden conocerse. Es otra historia que está padre, contada de un forma creativa y original.

 

The Conflagration Man de Gerard Jones, Mike W. Barr, Rod Whigham y Eduardo Barreto (1989): Saltemos más de una década hacia adelante; ahora DC tenía los derechos tanto de Doc Savage como de la Sombra y podía permitirse hacer el primer crossover entre estos dos íconos de la literatura pulp, que sucedió en las páginas de las publicaciones seriales Doc Savage y The Shadow Strikes! Es bueno y entretenido, una acertada revitalización de las aventuras pulp que solían tener estos personajes en sus tiempos. Hay misterio, acción, gángsters, intriga política y ciencia extravagante. Los caminos de nuestros héroes se cruzan cuando unos mafiosos roban un arma experimental capaz de neutralizar o hacer explotar la pólvora a distancia. Detrás de estos hechos se encuentra un villano capitalista, como suele haberlos en el pulp y el noir, un rico industrial que quiere llevar a los Estados Unidos a una guerra. Se aprecian los contrastes y similitudes entre Savage y la Sombra, sus métodos y sus compañeros de armas, pues el uno opera abiertamente, mientras el otro está acostumbrado a moverse en, claro está, las sombras.

 

The Shadow and Doc Savage de Steve Vance, Stan Manoukian y Vince Roucher (1995): Ahora las licencias de estos dos personajes estaban en manos de Dark Horse Comics, una de las editoriales más importantes de los 90. Pues estamos a mediados de esa década, así que obviamente el cómic va iniciar con una viñeta de página completa en la que una guapa y curvilínea mujer es dejada casi desnuda cuando unos zombis esqueléticos le arrancan el vestido a girones. Fuera de ello, esta aventura guarda mucho parecido con el crossover publicado por DC seis años antes: la hija de un eminente científico pide ayuda a Doc Savage porque su padre ha sido secuestrado por gente malvada; la Sombra se involucra casi por accidente y un reglamentario duelo entre las estrellas tiene lugar antes de que se formalice la alianza. En general es menos bueno que el que publicara DC, aunque tiene la ventaja de que el personaje femenino es más simpático y que los antagonistas son nazis. Lo dejaría en regular, tirando a bueno. Como curiosidad, el científico secuestrado estaba trabajando en una fórmula para crear a un supersoldado y además su personaje es dibujado como el doctor Erskine, mentor del Capitán América. Vaya, que el escritor simplemente no tenía ganas de pensar en nada nuevo.

 

Batman / The Spirit de Jeph Loeb y Darwyn Cooke (2007): Esta encantadora aventura al estilo clásico nos transporta a la década de los 40. Una convención de cuerpos policiacos se realiza en Hawaii y los archivillanos de Batman y el Espíritu han unido sus fuerzas para eliminar a los agentes del orden. Corresponde a los héroes superar sus diferencias para detenerlos. Es una historia sencilla, pero muy divertida, de las que ya no suelen verse en estos tiempos de extrema sordidez. El arte de Cooke es estupendo, perfectamente adecuado y con reminiscencias del trabajo tanto de Will Eisner como de Dick Sprang, dos de los grandes que dieron forma al Espíritu y a Batman, respectivamente. Recomendado para fans de las edades de Oro y Plata.

 

First Wave de Brian Azarello, Rags Morales y Phil Noto (2010): DC acababa de adquirir los derechos de Doc Savage, el Espíritu, el Vengador y Rima de la Selva. La idea que se les ocurrió estaba padre: crear un universo en el que estos aventureros pulp coexistieran con algunos héroes de DC que les fueran afines, especialmente Batman, pero también los Black Hawks (se había anunciado a Canario Negro, pero al final no apareció). Un número especial y una miniserie se encargaría de presentar este nuevo mundo, para después catapultar las respectivas series propias de estos personajes. Éstos fueron los que leí y es casi siempre bueno, chafón por momentos. Creo que el cómic habría funcionado mejor si en vez de ubicarse en el mundo moderno hubiera trasladado a todos los personajes a la década de los 30, donde habrían estado más en su ambiente. Incluso se habla mucho (y es parte del world-building) de una guerra reciente y de las posibilidades de una próxima. Azarello hace lo posible por introducir a tantísimos personajes e involucrarlos en la trama, pero eso hace que la intriga se vuelva innecesariamente complicada, cuando básicamente se trataba de que los héroes debían unir fuerzas para detener a un supervillano y su dispositivo del juicio final. Como ranteo adicional, les cuento que Azarello decidió rediseñar al personaje de Ebony White, cancelado por ser un estereotipo racista, y en vez de achichincle sumiso lo convirtió en una chica negra ruda y emporada… Todo para presentarla desnuda en la ducha desde su primera aparición. Jeez.

 

The Phantom / Captain Action de Mike Bullock y Reno Marquis (2010): ¿Quién chuchas es Captain Action? Bueno, pues es un juguete que sacaron en los 60 para competir con G.I. Joe. Su chiste es que se vendían por separado trajes y accesorios de diferentes héroes que le podías poner y quitar (así, tu mismo muñeco podía ser Superman o el Fantasma). Pues ya, es un personaje súper genérico, y de ahí su nombre tan genérico que parece parodia. De hecho, su némesis es un científico loco genérico llamado, I shit you not, Doctor Evil. En los dosmiles lo publicaba Moonstone Comics, que también tenía la licencia del Fantasma (uno de los trajes clásicos del Capitán). En esta aventura se enfrentan a una organización terrorista internacional que blablablá. Todo muy genérico. No vale la pena ni siquiera si eres fan del Fantasma (no concibo que pueda haber fans del muñeco).

 

The Lone Ranger: The Death of Zorro de Ande Parks y Esteve Polls (2011): California, en tiempos posteriores a la Guerra Civil. Una banda de confederados renegados que viven a salto de mata. Una antigua misión española, ahora ocupada por nativos chumash. Un héroe sexagenario que lleva una pacífica vida de retiro en su rancho. Un joven héroe enmascarado que recorre el Salvaje Oeste procurando justicia. Una antigua orden secreta española de justicieros que han jurado proteger a los débiles. Retrospectivas que nos llevan a principios del siglo XIX y prolepsis que nos transportan a mediados del XX. ¡Este cómic lo tiene de todo! Bueno, todo no, porque el Zorro y el Llanero Solitario no llegan a encontrarse en persona. Lo adelanto para que no se decepcionen. Por todo lo demás, este cómic es bastante bueno.

 

Django / Zorro de Quentin Tarantino, Matt Wagner y Esteve Polls (2012): Leyeron bien; el cineasta de culto Quentin Tarantino coescribió este cómic, que es la secuela oficial de su western sobre esclavitud, racismo y venganza. Nuestra aventura inicia cuando un anciano Diego de la Vega se encuentra de casualidad con Django Freeman en una encrucijada. Tras comprobar las habilidades del pistolero, Diego lo recluta como su guardaespaldas para una misión especial: desenmascarar al Archiduque de Arizona, un noble europeo que se ha hecho con un férreo control del territorio y ha esclavizado a los nativos de la religión. La trama del Archiduque se me hizo muy enredada, pero luego me enteré de que estaba basada en un caso de la vida real. Con una excelente caracterización de los personajes y un clímax tarantinesco como debe ser, éste es un cómic realmente bueno. Quizá lo único molesto de este cómic sea que los autores no hicieron su tarea con el español: cada vez que alguien habla este idioma está todo mal, al igual que los nombres de personajes hispanos. A lo mejor arreglan estos detalles en la adaptación cinematográfica… ¡Pues sí, me acabo de enterar que Tarantino quiere llevar esta historia a la pantalla grande! Esto se va a poner bueno.

 

Masks de Chris Roberson, Denis Calero y Alex Ross (2013): Este cómic bien puede ser considerado la estrella de la colección. Dynamite reúne aquí a prácticamente todos los personajes de pulp de los que tenía los derechos en ese momento, para darnos un encuentro entre la Sombra, el Avispón Verde y Kato, el Zorro, la Araña y Miss Fury, junto a otros menos conocidos y casi olvidados como Black Bat, Black Terror, Green Lama y The Clock. El cómic es bastante bueno. El primer número de los 8 que componen este volumen está ilustrado por Alex Ross, el Miguel Ángel del cómic, y es simplemente espectacular. Es una lástima que no toda la serie cuente con su arte (excepto por las portadas), aunque el dibujo de Denis Calero tampoco deja mucho que desear. La historia en sí está muy bien montada: son los 30 y un nuevo partido político gana la gubernatura del estado de Nueva York, en alianza con varios funcionarios, empresarios y jefes criminales. Rápidamente instaura un régimen policiaco en el estado, en paralelo con los gobiernos fascistas que ya habían conquistado el poder en Europa. Los héroes pulp aparecen aquí como lo que fueron originalmente: símbolos de resistencia contra la tiranía. El único defecto de este cómic es que los personajes son muchos y que no da tiempo de que se luzcan todos ni se aprecien sus personalidades, amén de que en realidad son muy parecidos entre sí.

 

Kings Watch de Jeff Parker y Marc Laming (2014): ¡La Tierra hay que salvar! Hey, ¿se acuerdan de Los Defensores de la Tierra, esa caricatura ochentera que veíamos de peques, en la que salían héroes de la época de nuestros papás? Bueno, en ese entonces no lo sabíamos, pero resulta que el mago Mandrake, el Fantasma y Flash Gordon tienen todos en común que son propiedad de King Features y por eso es que se les ocurrió hacer un show todos juntos. Casi tres décadas más tarde llega Dynamite a reunir a estos héroes en una nueva aventura, que resulta ser una historia de origen que da pie a las series individuales de cada uno. El cómic en sí es muy básico, pero divertido. La trama no podría ser más ordinaria, con un villano (Cobra) buscando unos macguffins para abrir un portal y que otro villano más malo (Ming el Desalmado) pueda venir a invadir la Tierra.

 

The King Collection de Ben Acker, Brian Clevinger, Nate Cosby, Roger Langridge, Ben McCool, Paul Tobin, Richard Case, Marc Deering, Lee Ferguson, Tadd Galusha, Scott Godleski, Sandy Jarrell, Ivan Rodriguez, Ron Salas, Brent Schoonover y Jeremy Treece (2014): ¿Por qué tantos nombres? Porque este volumen es una compilación de cinco miniseries, cada una protagonizada por algún héroe de King Features. En realidad, en este cómic no hay muchos crossovers, salvo en la última línea argumental, pero es necesario leerlo para entender lo que viene después, y pues yo soy un obsesivo. En cada miniserie se resuelven algunas situaciones dejadas inconclusas en Kings Watch y se establece el escenario en el que sucederá el siguiente gran crossover. El cómic en general está dos tres en cuanto a la historia, pero malo en cuanto al arte, lo que es una vergüenza, porque esos personajes alguna vez fueron dibujados por algunos de los mejores artistas del medio. Lo más importante es introducir a dos nuevos héroes: Jungle Jim y el Príncipe Valiente. El primero es el que más sufre transformaciones en cuanto a su versión original: de ser un aventurero colonialista genérico, lo convierten en un ser con la capacidad de “hacerse uno con la selva” y lo envían al reino selvático de Arboria, para que pueda formar parte de la resistencia contra Ming. La historia del Príncipe Valiente es la que tiene crossovers, pues nuestro héroe hace equipo con un Flash Gordon adolescente, el Fantasma del siglo XVII y un dinosaurito con la mente de Mandrake.  Para ello se da una serie de mumbo-jumbo con viajes en el tiempo, que prometía a un Rey Valiant gobernando el planeta Mongo y siendo servido por la bruja Karma y el demonio Acheron. Nada de esto lleva a ninguna parte.

 

Kings Quest de Ben Acker, Heath Corson, Dan McDaid y Bob Q (2016): La continuación de la saga que reúne a los héroes de King Features. En esta aventura épica, Flash Gordon, el Fantasma y su nueva aprendiz, el mago Mandrake, el Príncipe Valiente y Jungle Jim deberán viajar al planeta Mongo para enfrentar a Ming el Desalmado y acabar con su reino de terror de una vez por todas. Está entretenido, pero medio bobo. A estas alturas los personajes ya están muy flanderizados, y parece que los únicos que no son idiotas son Mandrake y Lothar. La trama está muy intrincada, con giros argumentales y traiciones, pero ni eso la hace interesante. Cabos que se dejaron sueltos en The King Collection, en especial concerniente a Valiant, nunca se resuelven. Ah, y hay una escena lésbica entre la nueva Fantasma y Dale Arden, pero que no se desarrolla. Meh.


Continuaremos en la próxima entrada con Héroes de tinta. También tengo un texto sobre la Breve historia del multiverso, por si te interesa. 


Si te gustan estas ñoñadas, puedes ayudarme a seguir creando con una subscripción mensual a Patreon. O también puedes hacer una sola donación en Paypal. ¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

Ognimod dijo...

Una de las grandes injusticias del Omniverso es que Dave Stevens no pudo hacer aquella tercera historia del Rocketeer donde conocería al Superman de la Edad de Oro -habiéndose encontrado ya con cameos secretos de Doc Savage, Monk, Ham, y La Sombra-. Se iba a tratar de que, antes de que Cliff Secord volviera a Los Ángeles, Clark Kent era enviado a cubrir la noticia de una supuesta invasión de marcianos a Nueva York (el caso de la versión radial de La guerra de los mundos) y se terminaba encontrando con Cliff justo cuando invadían unos marcianos de verdad. Creo recordar que al final no se hizo porque DC puso cualquier cantidad de trabas.

Esto lo supe en los extras del tomo recopilatorio "Rocketeer: Las historias completas"

Maik Civeira dijo...

Eso no lo sabía 😱