Crossing over / Encuentros extraños VIII: De Barsoom a Pellucidar - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

martes, 29 de septiembre de 2020

Crossing over / Encuentros extraños VIII: De Barsoom a Pellucidar

 


Encuentros Extraños es la serie en la que reseño crossovers clásicos y extravagantes del mundo del cómic. Checa las entregas anteriores:


Cuando era chico, descubrí en la casa de unos tíos un libro que me impactó para siempre. Era un bello volumen en pasta dura, una adaptación en cómic de la primera novela de Tarzán, de Edgar Rice Burroughs, hermosamente ilustrada por el gigantesco Burne Hogarth. Nunca había visto ni leído cosa similar a lo que encontré en este tomo; la riqueza de las ilustraciones, el dramatismo y violencia de la narración, cautivaron mi mente preadolescente. Aún tengo este libro, ejemplar de 1973, y es uno de mis tesoros comiqueros más preciados. Es más, años después hasta escribí un poema inspirado en él.

 

Tarzan of the Apes apareció en 1912, y Tarzán dio el salto a las viñetas de los periódicos en 1929. El Rey de la Selva también ha estelarizado multitud de películas, programas de TV y series de radio, además de las novelas escritas por Burroughs y sus muchas imitaciones y secuelas apócrifas. Es uno de los personajes ficticios más influyentes de la cultura pop, y un antecedente de los superhéroes que un par de décadas más tarde terminarían por dominar la ficción comiquera.

 


Pero él no es el único de los héroes creados por Edgar Rice Burroughs. Este escritor norteamericano, que entró al oficio casi por casualidad, concibió una cantidad de mundos y aventuras increíble para una sola persona. No por nada es llamado el Amo de la Aventura. He leído algunos de sus libros con pasión juvenil. Junto a Tarzán está John Carter de Marte, el soldado terrícola que se va a tener aventuras de espada y fantasía en el Planeta Rojo; hablé de él extensamente en una vieja entrada.

 

En realidad, el fuerte de Burroughs no era la creación de personajes. Son bastante planos, de hecho, demasiado perfectos, hombres de acción que lo hacen todo bien y no le temen a nada. Resultan un tanto aburridos en sí mismos. En cambio, para lo que Burroughs tenía una imaginación increíble era para la creación de mundos. Algunos de ellos son:


  • Caspak: Un continente perdido cercano a la Antártida que, por una serie de fenómenos cósmicos convenientes para la trama, conserva un clima tropical. En él viven criaturas de todas las épocas de la historia de la vida en la tierra, incluyendo, cómo no, dinosaurios y cavernícolas. Pero la cosa va más lejos, porque en este lugar "el tiempo es todo el tiempo, piba" y la evolución le puede ocurrir a un organismo individual si sobrevive lo suficiente.
  • Pellucidar: A kilómetros bajo la superficie, la tierra es hueca y alberga un mundo completo, iluminado por una estrella, que en realidad es el centro de nuestro planeta. En este mundo cóncavo subterráneo de perpetua luz diurna, viven criaturas prehistóticas, hombres mono y monstruos de toda clase. Además, un planetita orbita alrededor de la estrella y ahí hay más cosas locas.
  • Barsoom: El planeta al que llamamos Marte, es un orbe moribundo y casi por completo cubierto de un desierto de arenas rojas. En las ruinas de civilizaciones hace mucho tiempo muertas, pelean múltiples razas humanoides, que mezclan tecnología futurista con modos de vida propios de bárbaros primitivos. Es un planeta completo, así que hay muchos lugares distintos con sus criaturas y pobladores.
  • Amtor: El planeta Venus, un mundo oceánico con algunas islas habitadas por diferentes razas humanoides, que van desde hombres-pez hasta hombres-pájaro, pasando por gente morena muy guapa, y en donde hay nazis y comunistas para que nuestros héroes americanos puedan pelear. Una densa capa de nubes protege al planeta de los rayos solares, que de otra forma serían letales.

 

En los 90, Dark Horse se encargó de Tarzán y otras creaciones de Burroughs. Fue una buena época para crossovers que antes jamás se habrían imaginado. El último de éstos fue Tarzán en el Planeta de los Simios, de 2016, el cual reseñe en una entrada anterior. Poco antes Dynamite ya había empezado a publicar cómics con nuestro amado Hombre Mono, y ahora es principalmente quien se encarga de ellos. A Dynamite le encantan los crossovers, como quizá lo hayan notado, así que los 2010s han estado llenos de ellos.

 


Al respecto, lo que se me hizo raro es que en Dynamite a los marcianos negros y amarillos los ponen literalmente negros y amarillos (con rasgos caucasoides), cuando siempre había entendido que Burroughs los concebía como africanos y orientales; los marcianos rojos, por su parte, siempre han aparecido en las viñetas como “blancos bronceados”, y sólo en uno de estos cómics los pintan de color rojo escarlata. En fin, ya ni sé si esto es racista o la forma más elegante de evitar el racismo.

 

Otra cosa rara: en los cómics de Dynamite aparecen no sólo Tarzán y Jane, sino su hijo Korak, y la esposa de éste, Meriem, que hasta tienen un bebé. O sea, que Tarzán y Jane ya son abuelos, y deben tener, por lo menos, como 40, pero no se les ve ni una cana, ni una arruga, ni un kilito de más, y aparentan ser tan jóvenes como su hijo y nuera. Qué falta de respeto para quienes ya nos acercamos al cuarto piso.


Bueno, pero esta introducción ya se extendió demasiado, vamos a los crossovers. En realidad, el primero de ellos fue escrito por el mismo Burroughs: Tarzán en el centro de la Tierra de 1930, en la que el Hombre Mono parte hacia el mundo subterráneo de Pellucidar. Este crossover es secuela de la serie En el centro de la Tierra, que ya contaba con otros tres libros. Además, el personaje de Jason Gridley, quien ya había aparecido en la serie de Pellucidar, se relaciona también con las series de Barsoom y Amtor. Así que Burroughs parecía tener la idea de estar creando un universo compartido. Que ese universo cruzara con otros no era tan improbable...

 

Tarzan / John Carter: Warlords of Mars (1996) de Bruce Jones y Bret Blevins: Empezamos con lo que estábamos esperando: el encuentro entre los dos personajes más populares de Burroughs, algo con lo que seguramente los fans habían estado soñando desde hacía años. ¿Qué tal está? Pues meh. Tarzán se ve transportado astralmente a Marte después de una pelea con unos nazis. Dado que el cómic se toma un montón de páginas planteando ese enfrentamiento, pensé que iba a tener alguna relevancia para trama; pero no, sólo estaban haciendo tiempo. En Barsoom, Tarzán es hallado por una reina malvada, quien lo cocowashea para que se vaya a pelear contra John Carter. En vez de eso, Tarzán acaba besuqueándose con Dejah Thoris. El mismo Carter no aparece sino hasta el tercer número de los cuatro que componen esta serie. Me gustó que Tarzán se hace amigo de uno de los grandes simios blancos que en las historias de Barsoom siempre son los malos. El arte está bonito, pero es raro que a Tarzán lo colorean como blanco todo el cómic, hasta que aparece Carter y entonces lo empiezan a poner moreno. Rarísimo.

 

Tarzan vs. Predator: At The Earth's Core de Walter Simonson y Lee Weeks (1996): ¡Esperen, sé lo que están pensando! "Bueno, esto se ve como un churro" Pero no dejen de leer, porque este cómic es realmente bueno, de hecho, uno de los mejores crossovers intercompañía que he leído en la realización de esta serie. Simonson demuestra sus conocimientos del universo de Burroughs al incluir no sólo a Tarzán, sino a la tierra mítica de Pellucidar, con todo y sus dinosaurios. Cuando Tarzán recibe un mensaje de auxilio de sus amigos en Pellucidar, viaja hacia allí para sostener un duelo con un grupo de Depredadores que ha hecho del lugar su coto de caza, pero también con las horribles Mahar, una antigua raza de reptiles alados con poderes mentales y una sociedad en la que todas son hembras. Pterodáctilos feminazis, vaya. El arte es excelente y la historia conjuga a la perfección la mitología burroughsiana con el personaje del Depredador en una aventura llena de encanto pulp. No se la pueden perder.

 

Tarzan / Carson of Venus (1998) de Darko Macan e Igor Kordey (1998): Nunca me interesé por leer los libros de Carson de Venus; se me hacían una iteración de la serie de Barsoom, pero en otro planeta, más mojado. Y sí, Carson es casi el mismo personaje que Carter. De modo que no esperaba gran cosa de este crossover. Me sorprendió gratamente: es bastante bueno. Mucho mejor que el encuentro con Carter. Sin explicaciones que importen, Tarzán se ve transportado al oceánico planeta Venus, donde conoce a Carson y hace buenas migas con él, por lo que decide ayudarlo con un predicamento. Los myposan, malvados homres-pez, estaban manipulando a un supuesto profeta, el Rey del Amor, para tomar el control de la ciudad de Japal. Lo que sigue es una aventura llena de emociones, sorpresas, personajes interesantes, criaturas variopintas y escenarios pintorescos. En fin, lo que uno esperaría de una buena historia pulp, engrandecida por el arte de Kordey.

 

Tarzan: Le Monstre de Lovern Kindzierski, Stan Manoukian y Vince Roucher (1998): ¡El Rey de la Selva se enfrenta al Fantasma de la Ópera, el Monstruo de Frankenstein y al Señor Hyde! Eso ocurrió entre los números 11 y 16 de la serie regular Edgar Rice Burrough’s Tarzan, que publicaba Dark Horse; luego se antologaron en un solo volumen. ¿Y qué tal está? Bueno, creativo y entretenido. De verdad hubo ingenio en encontrar la forma de hacer combatir a nuestro héroe con cada uno de estos personajes de la literatura gótica. Mi favorito fue el episodio central, que involucra al Monstruo de Frankenstein en medio de una guerra entre el malvado Thomas Edison y el excéntrico Nicola Tesla, y además Sir Arthur Conan Doyle también le entra a la batalla. Chulada para nosotros, los fans de esa época.

 

Batman / Tarzan: Claws of the Cat-Woman de Ron Marz e Igor Kordey (1999): Otro cómic bastante bueno y muy chido. Se ubica en la década de los 30, haciendo posible que Tarzán y Batman coexistan. Tienen, por supuesto, una breve pelea reglamentaria, y a lo largo del cómic se pueden apreciar las diferencias entre el Caballero Nocturno y el Rey de la Selva, no sólo en cuanto a métodos y habilidades, sino en cuanto a sus valores éticos. El escritor Ron Marz se anota otro triunfo al conseguir fusionar los mundos de ambos héroes en un ambiente y un estilo totalmente pulp. Por ejemplo, en esta historia Gatúbela es la princesa de una ciudad perdida en medio de la selva africana, mientras que Dos-Caras es un saqueador mercenario. La trama es bastante sencilla, pero el arte de Igor Kordey es maravilloso. Además, nada grita "igualdad de razas" como tener a un par de blancos aristócratas apaleando nativos africanos.

 

Superman / Tarzan: Sons of the Jungle de Chuck Dixon y Carlos Meglia (2001): Éste es bastante malo. Es un Elseworld con una premisa interesante: la nave de Kal-El cae en medio de la selva africana y el pequeño kryptoniano es criado por gorilas. Entonces, tenemos a un Tarzán con los poderes de Superman. Mientras tanto, John Clayton es criado por sus padres en Inglaterra. Pero luego Dixon ya no sabe para dónde llevar la historia y todo se siente como un enorme desperdicio. No sé cómo no se le ocurrió usar a villanos como Grodd o Titano, teniendo el escenario tan puesto. Con decirles que al final Clayton y Kal-El se encuentran e intercambian lugares porque ése era su destino... ¿O sea que John Clayton no tenía que haber sido criado por simios para convertirse en Tarzán? ¿O sea que Kal-El, a pesar de haber vivido en la selva por 20 años, sólo tenía que mudarse a Metrópolis para ser Superman? Es bien estúpido. Lo mejor del cómic es el postfacio de Robert R. Barrett, el archivista de Edgar Rice Burroughs, que habla de la relación entre ambos personajes. Y hasta él sólo alcanza a decir que la historia está "entretenida" y que el arte es "interesante".

 

Tarzan / John Carter: Lords of Mars de Arvid Nelson y Roberto Castro (2013): Segundo encuentro entre los dos grandes héroes del pulp. Ahora es con Dynamite y el cómic de Dark Horse es simplemente ignorado como si nunca hubiera pasado. O quizá no, que las tramas son algo similares. Aquí unos Therns (los supremacistas blancos de Marte) teletransportan a Tarzán a Barsoom, lo engañan para que crea que Carter es un tirano y lo preparan para pelear con él. Casi lo mismo, pero ahora Jane lo acompaña, lo cual es un cambio bienvenido, pues Dynamite le ha echado muchas ganas a hacer de ella un personaje súper atractivo, adecuado para estos tiempos de girl power. En general, está ok, ligeramente mejor en cuanto a escritura y arte que su predecesor, y me gustó que, por primera vez, vi a los marcianos pintados de color rojo escarlata, y no parecieran sólo “blancos bronceados”. Eso sí, extrañé la subtrama en la que Tarzán se hace amigo de los simios marcianos.

 

Tarzan / Sheena: Lords of the Jungle de Corina Bechko y Roberto Castro (2016): Creada por el legendario Will Eisner en los 30, Sheena era básicamente una Tarzana rubia y muy sensual. Así, un encuentro con Lord Greystoke era más que natural. Pero sucede que en su nueva encarnación Sheena no vive en África, sino en la Selva Amazónica, y en tiempos presentes, no en las primeras décadas del siglo XX. Qué aburrido; todo mundo sabe que la selva africana es muy superior a la sudamericana, porque una tiene elefantes y pigmeos, mientras la otra tiene narcos y guerrilleros de las Farc. El caso es que para que puedan encontrarse habrá… ¡viajes en el tiempo! Así se vuelve una historia innecesariamente complicada. Yo digo que lo hubieran hecho como con el de Batman, en el que para efectos de la historia fingían que ambos eran de la misma época. En fin, hay una villana que viene del futuro porque quiere provocar el fin del mundo o algo así. Para eso necesita que Tarzán firme unos papeles y por eso secuestra a Jane, y ya ni me acuerdo cómo se enreda Sheena en todo esto, pero el caso es que se ve teletransportada al pasado y al África, y luego tiene que viajar a Londres con un circo. Admitiré que está entretenida, y el arte está padre, pero la verdad se queda muy corta respecto al potencial que tenía el título.

 

The Greatest Adventure de Bill Willingham y Cezar Razek (2017): ¡Esto es! El crossover definitivo que une a personajes de prácticamente todas las series de aventuras escritas por Edgar Rice Burroughs. Un perverso súper humano con poderes psíquicos se ha hecho con el control de una poderosa nave intergaláctica del lejano mundo de Poloda. Ante la amenaza, Tarzán arma una tripulación de héroes que, en una nave de Barsoom, parten para enfrentar a los malvados en una carrera que los llevará de Caspak a Pellucidar y de Marte a Venus, incluyendo batallas épicas y cacerías de McGuffins. ¿Qué tal está? Pues, es sin duda grandilocuente. No es grandioso, pero sí está bueno y muy chido. El problema es, como ya dije, que el fuerte Burroughs no es la creación de personajes, así que puedes tener a un montón de aventureros suyos en la misma nave y no hacen diferencia porque todos son básicamente “vatos blancos muy rudos”. Hasta Tarzán admite que no tiene caso que sean tantos. El encanto, pues, no está en la interacción entre personajes, sino en la aventura de un lugar a otro, de una situación de peligro a otra. Eso sí, este encuentro entre John Carter y Tarzán es mucho mejor que los dos anteriores, que aquí son alegremente ignorados. Además, éste fue el último cómic de la lista que leí, y fue una excelente elección para cerrar el ciclo de lecturas. Lo malo es que el final es un poco anticlimático, y deja abiertas muchas líneas argumentales; la narración sugiere una secuela, que yo leería con gusto, pero hasta ahora no hay planes de que suceda.

 

Red Sonja / Tarzan de Gail Simone y Walter Geovani (2018):  Otro de esos encuentros que no se te ocurrirían de buenas a primeras… Se ve que Simone tenía un encargo peculiar, y decidió hacer con ello algo fuera de lo común. Quizá no sea la mejor historia, pero es muy entretenida y sorprendente. El villano de esta historia es un guerrero cimerio que, tras hacerse con un arma mágica, va saltando por el tiempo y el espacio en busca de presas y conquistas, lo que comienza a desgarrar el tejido de la realidad. Sí, es un poco enrevesado y a menudo no se entiende muy bien qué está pasando. No sé qué afán de meter a Tarzán en historias con viajes en el tiempo, como ésa de Sheena o la del Planeta de los Simios. Tampoco entiendo por qué el artista presenta Cimeria como un lugar desértico, cuando debería verse como las Highlands escocesas. El caso es que este sujeto provoca la alianza entre Sonja y Tarzán, personajes separados por miles de años en la historia. Aparecen diversos personajes, incluyendo al escritor H.G. Wells, y los habitantes del mundo prehistórico de Pellucidar. Loquísimo.

 

Vampirella / Dejah Thoris de Erick Burnham y Ediano Silva (2018): Bueno, si Vampirella ya había hecho mancuerna con Sonja la Roja, ¿por qué no con otra heroína escasamente vestida y exageradamente proporcionada? El resultado es… bastante bueno, de los mejores de esta lista, y la verdad no me lo esperaba, porque hasta el momento de leer éste, todos los crossovers de Barsoom me habían parecido mediocres. Pero ésta es una buena historia, y las dos protagonistas desarrollan una buena química en las viñetas. Vampirella llega a Barsoom como exploradora, en busca de un refugio para su raza, que viene huyendo de su moribundo planeta. Dejah Thoris se ofrece a ayudarla para que no se desate una guerra entre los vampiros y los marcianos. Todo esto transcurre antes de la llegada de John Carter, y de lo que más me gustó es que la presencia de Vampirella en Barsoom cambia profundamente el desarrollo de la historia de esta saga. Con decirles que los secretos revelados en los libros segundo y tercero de la serie de Barsoom son descubiertos aquí por Vampirella y Dejah Thoris mucho antes.

 

Barbarella / Dejah Thoris de Leah Williams y Germán García (2019): Antes de ser asesinado, un eminente científico deja las instrucciones de una importante misión que atraviesa tiempo y espacio. Para llevarla a cabo, las elegidas son dos heroínas; una del pasado remoto y otra de un futuro distante. Este cómic es bastante bueno y bien pinches bonito. De los mejores crossovers que he leído en los últimos años. La historia es algo enrevesada, y nuestras heroínas tienen poco radio de acción, pues sólo van siguiendo los designios del científico difunto, pero la interacción entre ellas y el desarrollo de los personajes es una delicia. Me encantó Barbarella (yo sólo conocía la película del 68): extraordinariamente inteligente, hábil e instruida, pero también ingenuota y despistada. Desde un principio se siente atraída por la princesa de Marte. Sí, aquí hay yuri, un poquito nomás, pero todo es mejor con yuri :3

 

Carson of Venus / Warlord of Mars de David Avallone y Cyrus Mesarcia (2019): ¡Por fin, el esperado encuentro entre los dos viajeros interplanetarios creados por Burroughs! ¡Es completamente olvidable! Chale. Publicado por American Mythology Productions, que actualmente se encarga de los cómics de Carson, es un opúsculo de 20 páginas con apenas una trama. Un bicho extraterrestre recluta a Carson y a Carter para rescatar a una princesa, que un malvado tirano tiene prisionera en una torre. Y nada, el cómic son los dos héroes peleando con esbirros mientras van subiendo la susodicha torre. Si acaso tiene de interés que contrastan al serio Carter con el más dicharachero Carson.

 

Warlord of Mars Attacks de Jeff Parker y Dean Kotz (2019): Lol, what the fuck?! Jajajaja. Es que… caray… no sé ni por dónde empezar. Este cómic es extraño, absurdo, ridículo… y, por alguna razón, muy divertido, pero no por las razones correctas. Como se podrán imaginar por el título, es un crossover entre John Carter de Marte y los marcianos de Mars Attacks! Pero la cosa no es tan sencilla como revela esa descripción, sino que tiene una trama enredadísima y absurda que me tomaría párrafos enteros tratar de resumir aquí. Los marcianos están arrasando Barsoom cuando John Carter es enviado de regreso a la Tierra. Ahí permanece en coma hasta el siglo XXI, cuando una misión de la NASA al Planeta Rojo ocasiona que los marcianos despierten de su letargo e invadan la Tierra. Carter despierta también, para ayudar al mundo del futuro a defenderse de los invasores, con ayuda de un pintoresco y multirrracial grupo de improbables héroes. Esto que les digo es sólo la punta del iceberg; hay cosas todavía más locas por suceder. En un momento especialmente incómodo, Carter le dice a sus nuevos amigos, una doctora afroamericana y un gordo latino, que le alegra que la sociedad del futuro ya acepte a los negroes (sic en inglés) y a los “aztecas”. A ver, güey que escribió esto: Carter es un soldado gringo del siglo XIX, sabe bien qué es un mexicano, no jodas.

 


¡No hemos terminado! Lejos de ello, nos quedan todavía muchos encuentros extraños por explorar. Mientras, los dejo con estas bonitas viñetas del cómic Barbarella / Dejah Thoris :3



Continuará...

No hay comentarios.:

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA
Haz click para conocer la historia