Familias animadas, Parte XV: Los Dexter, los Membrana y los Turner - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

miércoles, 8 de abril de 2009

Familias animadas, Parte XV: Los Dexter, los Membrana y los Turner

(Anterior: Los Smith)

Una vez trazada la "línea evolutiva" de las familias animadas, desde los Picapiedra hasta los Smith, podemos echar un vistazo a las series animadas que no se centran en las familias, pero que también las retratan. En específico, hoy trataré de tres shows de televisión que, a diferencia de los que analizamos con anterioridad, se dirigen a los niños. Las escogí porque son algunas de las mejores series cómicas infantiles que salieron entre la segunda mitad de los 90 y los dosmiles (es decir, son post-Simpsons) y porque han hecho un retrato de las familias, en especial de los padres, un tanto diferente a lo que se había visto hasta entonces. Empecemos:


Dexter's Laboratory (1996-1998, 2000-2003)


Original serie creada por Genndy Tartakovsky sobre Dexter, un niño genio que tiene un megalaboratorio secreto en su habitación. En su laboratorio hace cualquier tipo inventos fantásticos que se puedan imaginar: viajes en el tiempo, teletransportación, clonación, portales dimensionales, superpoderes, mutaciones genéticas, viajes en el tiempo y un largo etcétera. Dexter sufre las constantes invasiones de Dee Dee, su tonta hermana mayor, que al ritmo del baile y los juegos destruye sus creaciones: "¿Qué hace este botón"? Dexter tiene un mecha gigante, el Dextor, con el que a menudo sale a luchar por salvar el mundo. Tiene una extraña relación romántica con la Computadora, el sistema operativo que controla todo el laboratorio.

El Laboratorio de Dexter es una serie divertidísima, con un sentido del humor muchas veces absurdo y surrealista, y lleno de referencias a la cultura pop. Seth MacFarlane (Family Guy) y Butch Hartman (Fairly Odd Parents) trabajaron en esta serie.

La familia de Dexter está compuesta por el niño genio, su tonta y alegre hermana Dee Dee, y sus aún más tontos y alegres padres. Los señores Dexter (nunca se conoce su nombre o apellido), están tan perdidos en su propio mundillo que nunca se dan cuenta de lo que sucede con sus hijos. La existencia del laboratorio les es por completo desconocida. La madre de Dexter es germófoba obsesiva de la limpieza que nunca se quita los guantes ni el delantal de cocina, mientras que el padre es un "niñote" inmaduro y con algunos desplantes de locura. Fue campeón de guerra con bolas de nieve en la universidad.


En una ocasión, para el cumpleaños de Dexter, éste quería que le compraran un muñeco de acción del Mayor América. Sus padres ignoraban los deseos del pequeño y estaban determinados a comprarle lo que cada uno de ellos quería: ella, un juguete para bebés; él, artículos deportivos. Es decir, los padres, ignorantes de lo que el hijo quiere y disfruta en realidad, se concentran en imponerle lo que ellos quieren que Dexter sea: ella, su eterno bebé; él, un atleta que cumpla con sus sueños frustrados. ¡Oh, Realidad!

Siendo un niño genio en una familia de idiotas, Dexter se siente constantemente incomprendido y fuera de lugar. Sólo Dee Dee sabe de la existencia del laboratorio de Dexter, pero lejos de reconocer el genio de su hermano, destruye todas sus creaciones. Al genio de Dexter se contrapone su ingenuidad infantil, su ineptitud social y su timidez. Dee Dee, por otro lado, es un espíritu libre, una criatura de alegría, baile y juego. Tontuela, sí, pero mucho más feliz que Dexter.


Invader Zim (2001-2006)


Serie creada por Jhonen Vasquez, que se concentra en las aventuras de Zim, un extraterrestre megalómano que tiene la misión de conquistar la Tierra. En realidad a los extraterrestres no les importa la Tierra, pero enviaron allí a Zim para desembrazarse de él, porque es pequeño y molesto. Zim trata de apoderarse de la tierra constantemente, siguiendo planes extravagantes destinados al fracaso. Está acompañado por un robot descerebrado llamado GIR.

Invasor Zim es una de las mejores series animadas que se han hecho en la vida. Uno no puede dejar de reirse con tanto humor negro, surrealista y metarreferencial. Es simplemente una genialidad.

Pero lo importante para esta entrada no es Zim, sino su archienemigo terrícola, Dib. Es un niño nerdoso obsesionado con lo paranormal y único que se da cuenta de que Zim es extraterrestre. Es a Dib a quien corresponde frustrar los planes del invasor. Es inteligente, pero sus excentricidades y sus teorías de la conspiración hacen que todos crean que está loco. Además, siempre se burlan de su enorme cabeza. Dib es casi el único inteligente en un mundo lleno de gente estúpida.


Dib tiene una familia compesta por su hermana Gaz y su padre, el Profesor Membrana. Gaz es una chica seria, más inteligente que su  hermano inteligente, pero tan misántropa y cruel que mira con desdén hacia todo y hacia todos. Es adicta a los videojuegos y a la pizza. Siente un particular desprecio hacia su incompetente hermano mayor. Sabe que Zim es un extraterrestre, pero no le importa. Es una chica darketa-depresiva-culera, como aquella de la que te enamoraste cuando estabas en la prepa...

El Profesor Membrana es un genio científico (de todas las disciplinas, como suelen serlo los científicos de caricatura). Ha construido los inventos más fantásticos de la humanidad. Frío e indeferente para con sus hijos, el Profesor Membrana contrapone su genio científico a su ineptitud como padre. Casi no pasa tiempo con sus hijos y se comunica con ellos a través de una holopantalla, cuyos mensajes por lo regular están desactualizados. De hecho, a veces parece olvidar los nombres de Dib y Gaz. El Profesor desprecia abiertamente el interés de Dib por las pseudo-ciencias y cree que el chico está loco, por lo que ignora completamente todos sus logros y advertencias. De la madre de Dib y Gaz no se sabe nada y se ha especulado que los niños podrían ser clones del Profesor.


Fairly Odd Parents (2001-2017)


Hilarante serie creada por Butch Hartman que trata de las aventuras de Timmy Tuner, un niño al que, por ser descuidado por sus padres y abusado por su niñera, su maestro y el matón de la escuela, se le ha concedido el privilegio de tener padrinos mágicos, un par de hadas que le conceden todos sus deseos. La serie se centra en lo desastrosos que suelen ser los deseos que pide Timmy. Siguiendo la tendencia de los noventa y los dosmiles, su sentido del humor es absurdo y hace muchas referencias a la cultura pop.

Los padres de Timmy (cuyos nombres nunca son revelados) son increíblemente desatentos; casi nunca pasan tiempo con su hijo, no lo conocen en realidad e ignoran todo lo que pasa con su vida. No es que trabajen mucho, sino que siempre se van a "vivir la vida" y dejan a su hijo en garras de la malvada niñera Vicky. Con tal de salir de casa, son capaces de dejar a Timmy a cargo de una secta satánica que quería sacrificarlo. En una ocasión dejaron solo a Timmy para ir a leerle cuentos a los niños huérfanos.

La señora Turner es una mujer exitosa que trabaja como vendedora de casas. Es consciente de su belleza física y la explota cuando tiene la oportunidad. Fantasea constantemente con que su esposo se vuelva atractivo y exitoso. No es realmente tonta, pero sí muy despistada en cuanto a lo que hace y vive su hijo.

El señor Turner es de esos chavorrucos que se quedaron en la adolescencia, y más aún, en la infancia. Es emocionalmente inmaduro, como se puede ver en los berrinches y ataques de pánico que tiene por momentos. Trabaja como afilador de lápices en una oficina y es jefe de la tropa de socuts a la que pertenece Timmy. Vive envidioso de su vecino Dinckelberg, a quien le va mejor en la vida porque no tiene hijos.


Timmy no tiene más familia, pero el retrato de las figuras paternas en esta serie no se acaba en los señores Turner. Los padrinos mágicos de Timmy, Cosmo y Wanda, hacen las veces de padres sustitutos y son, de hecho, figuras paternas con las que Timmy pasa más tiempo y que han tenido mucho más que ver con la educación del niño que sus padres biológicos.

Wanda es una mujer regañona, gruñona y preocupona, a quien siempre le parecen muy malas ideas los deseos que pide Timmy. Se supone que fue muy guapa en su juventud y novia del galán latino Juanísimo. Es muy cariñosa con Timmy y es ella a menudo quien le enseña las lecciones sobre la vida. Está casada con Cosmo, de quien está muy enamorada, a pesar de su completa ineptitud.

Cosmo es como el señor Turner, pero quizá todavía más infantil y estúpido. Al igual que el padre de Timmy, Cosmo es inmaduro, cobarde y berrinchudo. Su cabeza vacía le sirve a Wanda para guardar sus cosas. Su estupidez alcanza niveles inverosímiles. Está secretamente obsesionado con una moneda llamada Phillip, que es hembra.


Mucho se ha discutido acerca de si Timmy, un chico blanco de clase media, realmente merece la ayuda de Padrinos Mágicos que le conceden todos los deseos. Es decir, habiendo tantos niños sufriendo en el mundo, tener unos padres desatentos y una niñera culera no es lo peor que te puede pasar. La respuesta es que la serie surgió en un momento histórico en el que el público no se preguntaría esa clase de cosas y simplemente se dejaría llevar. Estos cuestionamientos se hacen en retrospectiva, pues estamos en un momento cultural en el que temas como la desigualdad y el privilegio se han vuelto centrales en la discusión pública.

También se ha dicho mucho cómo, aunque la serie continuó hasta 2017, tuvo su buena época sólo en las primeras cinco temporadas, y que todo lo que ha venido después no cuenta. Estoy de acuerdo.

Análisis:

Quizá para estas alturas se habrán dado cuenta de que el objetivo de analizar estas series animadas es ilustrar que la representación de las figuras paternas ha cambiado en las caricaturas para niños. Hace mucho, en las caricaturas para niños los padres eran seres sabios y amorosos que brindaban su cariño y conocimientos a los hijos, los educaban para el bien y los guíaban para la vida. Incluso si Papá Oso Berenstein era medio bobalicón, cumplía esa función. Hoy, eso ha cambiado. ¿Por qué?

Creo que la respuesta está en que los creadores de las nuevas series animadas pretenden reflejar ciertos aspectos de la realidad que antes se obviaban. Y la realidad es que hoy en día nos encontramos con muchos padres jóvenes y desatentos, que no conocen el mundo de sus hijos, que se concentran en sus carreras o "en vivir la vida" como si no tuvieran niños de los cuales ser responsables.

El papá de Dexter, el señor Turner y Cosmo se caracterizan por su estupidez rayana en la imbecilidad. Como muchos hombres de hoy, ellos tres se quedaron en la niñez, reteniendo gustos, aficiones y obsesiones de la infancia. Los tres son celópatas, inamduros y cobardes. Pero a pesar de todos sus defectos, se sabe que le tienen un gran cariño a sus hijos (o ahijado).


El Profesor Membrana es diferente, porque él es un genio. Pero al igual que los otros tres es desatento y no conoce en realidad a su hijo, del que está evidentemente decepcionado. Representa al típico hombre "exitoso", absorbido por su trabajo y más interesado en sus logras que en atender a su propia familia.

La mamá de Dexter y la señora Turner tienen en común el ser alegres y despistadas. Ambas confían en que sus familias van muy bien y no se dan cuenta de lo que realmente sucede con sus hijos. La diferencia está en que la mamá de Dexter es un ama de casa obsesionada con sus labores del hogar, mientras que la señora Turner es una mujer con un buen trabajo fuera de casa, algo mucho más acorde a la realidad de las familias en los novetas y dosmiles: ya no era posible que sólo el padre trabajara. Ambas, sin embargo, son bastante neuróticas, lejos del estereotipo de madre amorosa y abnegada de las series infantiles.

La relación entre Cosmo y Wanda, por otra parte, representa un fenómeno que sucede mucho entre las jóvenes parejas de nuestros días. El esposo se niega a madurar y hace todo lo posible por mantenerse en una adolescencia perpetua, lo que deja todo el peso de ser responsable y madura sobre los hombros de la esposa. La esposa entonces ocupa un papel diferente al de la pareja y se convierte en una cuasi-madre del esposo, al que cuida y disciplina. Wanda es la típica esposa regañona y Cosmo es el típico esposo pendejo.

Conclusiones:

Estas tres series animadas no sólo tienen en común el humor surrealista, muchas veces negro, referencias a la cultura pop y el hecho de que muchas veces los adultos las entienden mejor que los niños. Las tres son un retrato de lo que ha sucedido con la paternidad en las últimas décadas. De ahí que represente a los padres como desatentos y despistados. Su forma de ser es un espejo de una generación de los manchild o chavorrucos: hombres que se niegan a sumir por completo sus roles como adultos y en cambio se eternizan en la adolescencia. Son la Generación X como padres (en sendas retrospectivas, se les ve como jóvenes en los 80).


Así, en estas tres series, principalmente dirigida a un público infantil, hay (ya se a adrede o sin quererlo) una ácida crítica  a la paternidad en nuestros días, disfrazada con sentido del humor para niños. Aunque no criticarán a la institución familiar como las sitcom animadas para adultos, sí que nos msotrarán que ese ideal de padres sabios y benévolos es una mentira, en especial para la generación que se negó a crecer.

Curiosidades:

De forma paralela a esta serie, he estado documentando el fenómeno de la Regla 34 de Internet, según la cual cualquier cosa puede tener una versión porno. Al hacer estas entradas he podido constatar que las madres de familia en las series animadas son de los personajes más populares para su pornificación. Aún sin llegar al hardcore, en muchos foros de Internet se puede encontrar discusiones sobre "¿cuáles eran las mamás más sensuales de las caricaturas?". 

Lois Griffin, Francine Smith y hasta Marge Simpson, como vienen de contenidos para adultos, son personajes con una sexualidad manifiesta. Sin embargo, la mamá de Dexter y la de Timmy provienen de series infantiles en las que el humor sexual está ausente, o velado de forma que sólo los adultos acompañando a sus niños puedan entenderlos. Con todo, estos personajes son de los considerados más sensuales por la gente rara de Internet, quizá porque, aunque nunca se les sexualizara demasiado en sus series originales, sus diseños curvilíneos con amplias caderas y bustos fueron notados por los prepúberes que apenas empezaban a descubrir las erecciones:




10 comentarios:

m. Isaac. V.R. dijo...

La mamá de Dexter se ve como una antojable cuarentona buenona jeje.
Oye Maik... y cómo ves a la familia de Gokú?
También es interesante, ¿no?

Maik Civeira dijo...

Chinga, Isaac, si me pongo a analizar a todas las familias que han pasado por la tele nunca voy a acabar. De hecho, ésta ya es la antepenúltima entrada. Pero si a esas vamos, Milk también está muy buena.

Unknown dijo...

Está bien, no analices a la familia de Gokú, sólo pon pics de Milk ;)

m.Isaac.V.R. dijo...

pero porqué en México se llama Milk y en el resto del mundo Chi-Chi. ¿Se deberá a la cuestión conservadora heteronormativa y colonial?
Aún así la cadena de ideas que lleva de Chichi a Milk es bastante simplona. tuvo que haber sido hecha por censores mexicanos.

Maik Civeira dijo...

PD: No pregunten que es eso blanco que salpica a la mamá de Timmy...

Anónimo dijo...

pero que mamada de post...

Maik Civeira dijo...

Tu mamá

Unknown dijo...

La comparación de Cosmo y Wanda con los matrimonios jóvenes actuales no tiene madre. Muy aguda percepción.

Sir David von Templo dijo...

La figura de Dexter es interesante. Hay capítulos en los que Dexter no tiene absolutamente nada de condición física, y es inepto para los deportes, pero al mismo tiempo hay capítulos en los que se muestra que tiene un nivel físico propio de un marine entrenado en Afganistan o Chechenia (¿Si se dice así?)...

Se que no tiene que ver con el tema, pero nomás lo comento.

Saludos

Y si, Cosmo y Wanda son una estampa de los matrimonios actuales. Hasta para hacer gráfica.

Gary dijo...

"Es una chica darketa-depresiva-culera como la que te enamoraste en la prepa" Yep, been there, done that.