¡En defensa de la patria!

¡Mexicanos al grito de guerra!




Nuestra dignidad ha sido una vez más insultada por esos malditos gringos. Miren:




¡Los mexicanos no somos chaparritos! Oh, bueno, sí lo somos. ¡Pero no somos amantes de la lucha libre! Oh, bueno, eso también... Pero... Ah, qué diablos. Nos da coraje, ¿no?




Miren cómo se ponen a los gringos: como vaqueros fornidos y masculinos, elegantes y al mismo tiempo valientes, con clase, pero rudos. ¿Y el mexicano? Un chaparrito caguengue amante de las luchas con un poncho que es la bandera de México. Algo así como un Tatú para su Ricardo Montealbán... O un Alux para su Capitán Tinieblas...




Además los mexicanos no usamos la bandera. ¡La bandera es sagrada! Nos vale vergas el prójimo, las leyes, nuestra ecología, nuestra cultura y la justicia social, ¡pero la bandera no se toca!




En fin, ese anuncio es ofensivo porque no es un verdadero retrato de los gringos y los mexicanos. Éste, por otro lado, es un verdadero retrato de los gringos y los mexicanos:


Comentarios

Raúl H. Pérez dijo…
¿Qué la publicidad no fue responsable de Burger King España?

Jajajaja en todo caso, muy buen texto.
Maik Civeira dijo…
Alguien debería hacer una imagen de un vaquero y un charro, los dos muy machoye y relucientes, dándose un apasionado beso con lengua y mano en una nalga.

Eso sí estaría a todo dar.
Juan Carlos dijo…
jajajajajjajajajaajjaajajajajajjjajaajajjajajjjaja
no maaaaaaaames jajajaja...

ay la bandera, la bandera jajajajaja
Juan Carlos dijo…
jajajajajjajajajaajjaajajajajajjjajaajajjajajjjaja
no maaaaaaaames jajajaja...

ay la bandera, la bandera jajajajaja
Kyuuketsuki dijo…
Que desgraciados, como se atreven a representarnos como somos!!! Infelices, retrógrados, traidores a la patria (aunque sean españoles).

Si de algo pecan nuestros políticos (además de estupidez) es de falta de sentido del humor

...

Mi Peje no es comunista...

Ámame por fifí, dijo un godínez

Sobre la enfermedad del Paget y los gusanos en el pezón

Truthers: Cuidado con los verdadosos

¿Gente buena contra gente mala? Por qué nos cuesta entender que el problema es sistémico