Películas de Superhéroes (Parte 2) - Ego Sum Qui Sum

Breaking

MAIK CIVEIRA & LA ALIANZA FRIKI ANTIFASCISTA

domingo, 11 de mayo de 2008

Películas de Superhéroes (Parte 2)


Entretenimiento de calidad

Necesitamos entretenimiento. Lo necesitamos porque de otra manera el estrés de la vida cotidiana nos aplastaría. El entretenimiento nos permite relajarnos, distensarnos y experimentar emociones sin hacer esfuerzo. El entretenimiento es tan necesario para nuestra salud mental y emocional como lo es el arte. El arte choca, incomoda, nos mueve a la reflexión, nos exige atención y participación. El entretenimiento nos permite relajarnos y disfrutar sin hacer mayor esfuerzo. El problema no está en buscar entretenimiento, sino en que todo lo que se consuma sea entretenimiento y nunca se le dé un espacio al arte.

Hay literatura de arte y literatura de entretenimiento. Hay cine de arte y hay cine de entretenimiento. Decía que el entretenimiento nos permite experimentar emociones sin hacer esfuerzo. Una película cómica pretende hacernos reír; un drama sentimental, hacernos llorar; una cinta de horror, asustarnos; una historia de aventuras, emocionarnos. Nos permiten sentir adrenalina sin correr peligro, conmovernos sin arriesgarnos a que nos rompan el corazón, reírnos de situaciones que en la vida real nos causarían estrés. El entretenimiento nos permite salir de nuestras vidas por unos instantes y vivir otras. El arte también cumple este propósito, pero no se queda ahí, sino que va mucho más allá. El entretenimiento da por cumplida su función al evadirnos de la realidad.

Hay, sin embargo, un marge muy pooroso entre arte y entretenimiento, y muchas obras que son una cosa y al mismo tiempo la otra. Las mejores piezas de entretenimiento también son obras de arte; el mejor arte es muy entretenido. Ahora bien, hay entretenimiento de calidad y entretenimiento barato. El entretenimiento de calidad presenta ingenio, originalidad, apela a la inteligencia y al buen gusto del público. El entretenimiento barato es repetitivo, trillado, confía en la ignorancia, conformidad y pereza del espectador.

Ejemplos de literatura de entretenimiento de calidad: la saga de Sherlock Holmes de Conan Doyle o las novelas de Julio Verne, o más recientemente, los libros de Harry Potter. En el cine tenemos las trilogías de Indiana Jones, de Star Wars y de Volver al Futuro, y más recientemente, la de Piratas del Caribe. En sus mejores momentos, algunas de las obras mencionadas (que me gustan mucho, muchísimo y me las llevaría a una isla desierta) alcanzan el grado de arte, pero de todas formas son entretenimiento de la mejor calidad: consiguen atrapar quien lee o mira, cautivarnos en la historia, intrigarnos, emocionarnos, hacernos reír, hacernos amar u odiar a los personajes, y volver a estas obras una y otra vez.

Las películas basadas en cómics de superhéroes por lo general no pueden aspirar más que a ser entretenimiento de calidad*. Dije que las Superman de Donner y las Batman de Burton son buenas películas, pero de las cuatro, creo que sólo Batman Regresa es una auténtica obra de arte, porque fue más allá de una película de superhéroes y se convirtió en una fábula surrealista-expresionista-neogótica. Pero eso es muy mi opinión.

Una película de superhéroes puede ser entretenimiento de la mejor calidad, o puede ser un bodrio. A partir de la siguiente entrada haré un rápido recorrido histórico por algunas de las películas de superhéroes más notorias de inicios del siglo XX.

*Nota de 2021: Como señalaba en una nota en la Parte 1, el panorama ha cambiado mucho desde que escribí estas líneas; hay más películas de superhéroes y aunque la mayoría siguen siendo puro entretenimiento, algunas otras han llegado a sorprender por su calidad en distintos aspectos.


En la siguiente entrega tendremos un resumen de la historia del cine de superhéroes en el siglo XX, para luego continuar con una exploración detallada del género en los primeros años del XXI. También puedes revisar estas otras entradas sobre temas relacionados:

No hay comentarios.: